Home > Salud > La preparación científica de la clase política

La preparación científica de la clase política

Preparación científica clase política

Por: Doctor Elmer Huerta

.

La semana pasada, en Perú, durante una sesión de la Comisión de Educación del Congreso de la República, se discutía el límite de edad de los profesores en el magisterio. Un grupo argumentaba que había que retirarlos temprano para darle oportunidad a los profesores jóvenes, otro sostenía que los profesores podían seguir trabajando sin ningún problema hasta los 70 años.

Defendiendo la posición del retiro temprano, el congresista Bienvenido Ramírez Tandazo (médico nefrólogo de profesión), afirmó que “el síndrome de Alzheimer se da en aquellas personas que estudiaron mucho y leyeron mucho”. Muy criticado por eso, incluyendo por la Sociedad Peruana de Neurología y el Colegio Médico del Perú, Ramírez ha reconocido su error. Sin embargo, esa noticia da pie para analizar las causas de la enfermedad de Alzheimer y la preparación científica de la clase política en general.

Para tener el contexto, transcribimos en parte lo que dijo Ramírez en esa polémica reunión: “El tema de la edad es un tema que hay que analizarlo y verlo. No necesariamente puede ser 80 años, puede ser 70, 69 o 68, porque tengamos en cuenta que el cerebro del ser humano, a medida que transcurre el tiempo, envejece. Ya a los 40 años, no pensamos o estudiamos como estudiábamos a los 20 años y a los 60, existe una enfermedad llamada síndrome de Alzheimer. El síndrome de Alzheimer se da en aquellas personas que estudiaron mucho y leyeron mucho, y uno de ellos son los profesores. No estoy en contra de nada de ello, pero quiero decirles que también no vamos a estar enseñando hasta los 93 años cuando hay tantos docentes peruanos jóvenes que merecen la oportunidad de estar ocupando esos lugares. Gracias”.

CAUSAS DE LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

Si bien es cierto no se sabe la causa de la enfermedad de Alzheimer, existen múltiples hipótesis para explicarla. Entre ellas, infección por priones o moléculas proteicas infecciosas, inflamación crónica, trastornos circulatorios y oxidativos, altos niveles de colesterol, alteraciones del metabolismo del hierro, cobre o zinc, función anormal de la insulina, alteraciones del ciclo de división celular, alteraciones de neurotransmisores (acetil colina, dopamina, glutamato, norepinefrina) y alteraciones de las mitocondrias.

Otra hipótesis, aun no comprobada, relaciona el Alzheimer a una alteración de la llamada reserva cognitiva, definida como las conexiones cerebrales de reserva que nos protegen en caso de ocurrir daño cerebral. Se piensa que el mayor uso del cerebro hace que personas con poca reserva cognitiva sean más susceptibles al Alzheimer. Al reportar uno de esos estudios, hecho en portadores del gen APOE-4 que predispone a la enfermedad, un diario inglés preguntó “¿Es el Alzheimer causado por usar mucho el cerebro en la juventud? Dudamos que Ramírez haya leído esos estudios pues en su descargo, dijo que sus temerarias afirmaciones se basaron en un libro de texto español y una revista científica que describía problemas ocasionados por la falta de sueño. En todo caso, consideramos que es incorrecto tratar de influenciar una legislación con una hipótesis no comprobada. Es como si alguien se opusiera a un programa nacional de donaciones de sangre argumentando que las transfusiones van a ocasionar una epidemia de Alzheimer (por la hipótesis no comprobada de los priones).

ESTUDIAR Y LEER NO CAUSAN ALZHEIMER, AL REVÉS, SON PROTECTORES

Debido a que la enfermedad es más frecuente en personas con menor educación, la Asociación de Alzheimer de los Estados Unidos (EE. UU.) recomienda mantener una vigorosa actividad mental como medida preventiva, recalcando que el leer y estudiar puede favorecer nuevas células y conexiones cerebrales. Dicen también que a pesar de que las personas con mayor educación pueden sufrir de Alzheimer, los síntomas aparecen más tarde por el efecto protector de la lectura y el estudio. Del mismo modo, los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. afirman específicamente que el leer, asistir a conferencias y practicar juegos mentales son poderosos agentes protectores.

ALZHEIMER NO ES UN SÍNDROME, ES UNA ENFERMEDAD

En medicina, un síndrome es el conjunto de síntomas (datos subjetivos dados por el paciente) y signos (datos objetivos comprobados por el examen médico) que pueden ser causados por varias enfermedades. Por ejemplo, sensación de calentura, pulso acelerado y temperatura alta medida con un termómetro son parte del síndrome febril, el cual puede ser causado por gripe, tifoidea y muchas otras enfermedades que causan fiebre. En ese sentido, el Alzheimer es una de las enfermedades que explican el síndrome demencial, que también es causado por otras enfermedades como la demencia vascular, el hipotiroidismo severo, las infecciones, etc. Decir que la enfermedad de Alzheimer es un síndrome es, para alguien que no es un profesional de la salud, un error aceptable; pero para un médico, es un error catastrófico, lapidario.

LOS POLÍTICOS Y LA CIENCIA

El caso del congresista Ramírez evidencia una vez más que el nivel de preparación científica de algunos políticos no es la más adecuada, aunque en su caso es más grave por su formación médica. En esta columna hemos analizado declaraciones públicas de congresistas peruanos que afirmaron que un embarazo podía prevenirse con un lavado vaginal y que la falta de lubricación vaginal en una violación impedía un embarazo. En EE. UU., el presidente Donald Trump ha dicho que las vacunas causan autismo y el neurocirujano Ben Carson dijo –algo que tuvo que retractar después- que un hombre violado en la cárcel se vuelve homosexual.

Los casos de Ramírez y Carson son llamativos por ser médicos, pero pensamos que en general, por su influencia en el público, los políticos necesitan más asesoría científica y ser más cuidadosos con sus expresiones relativas a la ciencia.

Preparación científica clase política

Existen múltiples hipótesis para explicar la causa de la enfermedad de Alzheimer.

.
.

Leave a Reply