El Siglo

Impacto económico de los accidentes y enfermedades causadas por el trabajo

De un accidente o enfermedad se podrían derivar diversos tipos de costos, productivos o legales.

Por: Lic. Rafael Flores

Los accidentes de trabajo y las enfermedades ocasionan daños y pérdidas, sin embargo, existen varias metodologías para cuantificarlos. Para que estos cálculos sean válidos, no deben omitir a quien soporta estos costos, identificando personas y colectivos que sufren los daños y sus consecuencias.

No es raro encontrar que, frente a las presiones para emprender alguna inversión, empresarios y administradores argumenten que resultaría muy caro y, por tanto, “imposible”. Tampoco, por otra parte, es raro escuchar la respuesta habitual de analistas y delegados: la enfermedad y los accidentes también suponen un coste muy elevado para las empresas: la prevención de riesgos laborales. Estos últimos suelen realizar esfuerzos por cuantificar el peso de los daños a la salud de los trabajadores, y de los accidentes sin daños, sobre las cuentas de las empresas. Pero, ¿son efectivos los argumentos económicos para convencer, en el sentido preventivo?

Para facilitar la argumentación en el terreno conceptual de lo económico, se analizará, paso a paso, algunos aspectos parciales. Luego, se examinará la pregunta: ¿quién paga los costos económicos de los accidentes y enfermedades?

Pero, ¿de qué se habla cuando se dice: costos de los accidentes y las enfermedades causadas por el trabajo? En primer lugar, habrá que referirse a estos dos aspectos:

COSTO HUMANO

El coste humano lo constituye el daño que sufren las personas directamente afectadas, como el que sufren sus allegados. Supone desde las lesiones físicas para el trabajador/a que lo sufre, que implican dolor, pérdida de trabajo, necesidad de atenciones médicas y/o rehabilitación hasta, en determinados casos, pérdida de autonomía personal, alteración de proyectos de vida, minusvalías, entre otros. Los allegados también sufren el costo de la pérdida de familiares por consecuencias fatales, cuando esto ocurre.

COSTO ECONÓMICO

El coste económico está formado por todos los gastos y pérdidas materiales que el accidente ocasiona, para la persona y su familia, así como el costo del deterioro de materiales, equipos y pérdida de tiempo de trabajo para la empresa y sus compañías aseguradoras; costos para las arcas públicas y, entre otros, para la sociedad en general.

EL COSTO PARA LAS
EMPRESAS: EL COSTO DE LA PREVENCIÓN

Para actuar contra los accidentes y las enfermedades hay que saber sus causas. Cuando las causas son equipos o instalaciones inadecuadas, entonces se imponen inversiones para su renovación. Estas suelen ser costosas, pero también suelen ser ineludibles. Por ejemplo, ante una instalación eléctrica obsoleta e inadecuada para la carga que soporta, no hay más remedio que renovarla. La paradoja es que, lo que sucederá cuando se realice la inversión, mejorarán los resultados económicos debido a que dejarán de haber paradas productivas por corte de suministro debido a la sobrecarga. Este ejemplo ilustra que los costos de la prevención no pueden separarse de los costos productivos. Es en este sentido que podemos decir que la mayor parte de los costos de la prevención han de ser consideradas inversiones productivas y, por lo tanto, inversiones rentables, no solo costos.

COSTOS DE LOS ACCIDENTES

Además, hablando en estos términos, un segundo tipo de argumentaciones suele girar en torno a cuánto dinero pierde la empresa al producirse accidentes o enfermedades. Aquí la idea “prevencionista” suele ser que, cuanto más abultado le demostremos a la empresa que es su auténtico coste, más tendrá en cuenta la empresa la prevención. A estos efectos, el argumento es que se debe prestar atención al hecho de que, además de los costos evidentes, también llamados visibles, hay toda una serie de costos ocultos, es decir invisibles, que la empresa asume aunque no lo sepa. Estos costos se deben al impacto de los accidentes y enfermedades sobre la actividad habitual de la empresa: disminuye la producción, o las ventas, o empeoran los productos, o los servicios que la empresa brinda y esto significa dinero.

Costos visibles: son los costos evidentes, todos aquellos que están en lista de los ocultos (más abajo), pero pasan por definición a ser costos visibles. Algunas empresas incluyen aquí costos fijos que se tienen en concepto de prevención y seguridad. Entonces incluyen todos los costos de personal, como equipos especiales.

Costos invisibles u ocultos: Hablaremos de costos ocultos solamente cuando estos se produzcan efectivamente, y cuando la empresa no los contabilice por separado, en una cuenta especial (en cuyo caso serían costos visibles). Estos son costos variables, es decir, se producen solo y únicamente como resultado de que efectivamente se haya producido un accidente o enfermedad profesional.

SON COSTOS “INVISIBLES”

Costos salariales: lo que el empresario paga pero no se trabaja, tanto por trabajadores afectados directamente como por compañeras/os que dejan de trabajar hasta que se aclara lo sucedido, por el malestar producido o por auxiliarle.

Costos por pérdidas o daños de materiales y equipos: Los equipos dañados o precintados por investigación, o la elevación de primas de seguros de los equipos.

Pérdidas de ventas o clientes, daños a la imagen de la empresa: Los accidentes dañan las funciones más básicas de las empresas, por no poder atender a tiempo los pedidos o dar atención a clientes.

Complementos por incapacidad temporal: En muchos convenios colectivos se especifica que, en caso de accidente, el empresario asumirá el complemento para que los trabajadores afectados cobren el 100% de lo percibido en el mes anterior a la baja. Esta situación se puede prolongar durante 18 meses.

En conclusión, de un accidente o enfermedad se podrían derivar diversos tipos de costos, productivos o legales: por una parte, no siempre se presentan las demandas posibles o no siempre se imponen las sanciones que es posible imponer. Esto hace que el costo real no sea tan fuerte para la empresa.

F: SIPSE

Esta es la segunda parte:

Impacto económico de los accidentes y enfermedades causadas por el trabajo

.
.