Home > Editoriales > La lucha contra el narcotráfico

La lucha contra el narcotráfico

editorial

Las autoridades policiales dieron a conocer sobre la captura del teniente coronel del Ejército guatemalteco, Mynor Francisco Leonardo Cerón, en seguimiento a un requerimiento de la Corte distrital de Florida, EE. UU., sindicado de ser el lugarteniente de Marlon Francisco Monroy Meoño, alias el Fantasma, quien fue detenido el pasado 6 de mayo de 2016, y extraditado el 2 de noviembre pasado. La detención se produce con la finalidad de extraditar al sindicado, con el fin de que responda ante las autoridades estadounidenses de las acusaciones que se formulan en su contra y que lo vinculan directamente en la conspiración para distribuir cocaína, como parte de las operaciones de narcotráfico que realizaba conjuntamente con el hoy capturado el Fantasma.

Por medio de un comunicado, el Ejército de Guatemala informó que el detenido habría cometido el delito de deserción en forma agravada en el mes de junio de 2016, por lo cual habría causado baja de la institución castrense, automáticamente. Cabe destacar los esfuerzos de las autoridades policiales, para producir capturas y decomisos que concretan como acciones directas en contra del flagelo del narcotráfico. No obstante, es oportuno llamar a la reflexión en cuanto al enfoque de la lucha contra el mismo y a las causas que lo origina y las motivaciones de las personas para involucrarse en actividades ilícitas propias del mismo. Ciertamente, las ganancias provenientes del narcotráfico son altamente elevadas. No obstante, la actividad acarrea graves riesgos y sin embargo, es una actividad económica floreciente derivada del hecho de que la demanda de consumidores siempre supera a la oferta de traficantes.

 De acuerdo con el Informe Mundial sobre Drogas del año 2016, de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, la cifra de consumidores de cocaína a nivel mundial supero los 18.8 millones a finales del año 2014 y a pesar de que en Estados Unidos la cifra de consumidores abusivos de la droga se ha reducido, cada vez se amplían los mercados compuestos por personas en rangos de edades de los 15 a los 64 años y, en la medida en que no se realizan esfuerzos por frenar la demanda local, la industria de las drogas florece. Resulta necesario modificar el enfoque de la lucha contra el narcotráfico, implementando políticas de Estado dirigidas a reducir la demanda antes que combatir la oferta. Si bien resulta valiosa la captura de los responsables de la distribución de las drogas, es preciso reencauzar los esfuerzos, a medida de prevenir que más personas caigan bajo el flagelo de la drogodependencia.

Tales medidas deben provenir de un Estado que conciba soluciones integrales a la problemática derivada de las drogas, con una visión preventiva y enfocada en solucionar el grave problema de Salud Pública y de Gobernación que constituye el trá- fico de estupefacientes de manera ilegal.

Leave a Reply

4 × 5 =

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com