Home > Pulso > Pese a revaluación monetaria, inflación crece

Pese a revaluación monetaria, inflación crece

Los principales analistas creen que debido a la estacionalidad, la economía nacional se retrae, el tipo de cambio se valora, y la inflación, sigue creciendo, no es significativo, pero sigue incrementándose el nivel generalizado de precios al consumidor, en Guatemala, según el Instituto Nacional de Estadística, INE.

Según el Banco de Guatemala, Banguat, el tipo de cambio del quetzal respecto al dólar de Estados Unidos se ha valorado en un año, 3.26%, de Q. 7.66 que era en febrero 2016, a Q. 7.42 que fue su promedio en febrero, y Q. 7.37 hoy en día. El quetzal se ha valorizado, en 3.79% hasta hoy.

El informe mensual del INE, contiene los principales resultados del Índice de Precios al Consumidor, IPC. INE. Es un conjunto de indicadores macroeconómicos, que busca cuantificar el comportamiento mensual del nivel de los precios en todo el país, tomando como base los precios observados en el mes de referencia.

Los niveles de inflación más importantes de febrero de 2017 fueron los siguientes, según las estimaciones de la INE: registraron una variación intermensual de 0.34%, una variación interanual de 3.96% y una variación acumulada de 0.86%. Esto quiere decir que la tasa de inflación entre febrero 2016 a febrero 2017 fue de 3.96%, y que los precios tienden a subir, pese a que el valor del quetzal aumenta.

En una economía sin distorsiones, cuando una moneda incrementa su valor, la tasa de inflación tiende a reducirse, ya que a más valor, más poder adquisitivo y no como ocurre en Guatemala, en la actualidad, que nuestra moneda recupera su valor, pero los consumidores perdemos valor adquisitivo en la compra de bienes y servicios. Contenido del informe de IPC.

El informe del IPC mensual, del INE, se compone de seis apartados. En el primero se desarrollan algunas variables que condicionan los precios internos, en el cual se incluyen: el comportamiento del índice internacional de alimentos, elaborado por la FAO, el precio medio internacional de los petróleos, el tipo de cambio, la tasa bancaria de interés activa y el comportamiento de la inflación de los principales socios comerciales.

En el segundo se detalla los resultados de las variaciones intermensuales de los precios nacionales desagregados  por Región y Grupo de Gasto; en el tercero se exponen y desagregan los resultados de las variaciones interanuales; en el cuarto se analizan las principales alzas y bajas de los productos que conforman el IPC y su incidencia en la variación intermensual de precios; en el quinto se detallan los resultados del costo de la canasta básica. Tanto la alimenticia como la vital, además se consigna la evolución del poder adquisitivo del Quetzal; en el sexto se incluyen los precios medios históricos y regionales de los bienes y servicios que registraron variaciones importantes del mes en estudio.

El Indice de precios de los alimentos, en un año, de enero 2016 a febrero 2017, se incrementó en números netos, Q. 24.50 que equivale a un incremento, en este año de 16.41%, en total, en los niveles de precios de los productos y servicios medidos, en este caso por la Food and Agriculture Organization, FAO, (Organización de Alimentos y Agricultura). Mientras tanto el INE, tiene su propio indicador de IPC, y según sus datos, subió el IPC, de febrero a febrero, 3.96% o 4.87 quetzales totales usando como base el mes de diciembre 2010.

Los alimentos son los que más han aumentado su nivel de precios a febrero 2017. Seguido por los costos de vivienda, muebles y artículos para el hogar y los precios que contienen el rubro de recreación. Pese al gran incremento de los precios del petróleo, el INE, indica que el transporte tuvo una reducción de 0.26 puntos.

PETRÓLEO HA SUBIDO 74.59%

El precio internacional del petróleo, medido por la cadena de información financiera Bloomberg, de febrero 2016 a febrero 2017, se ha incrementado en 74.59% y aunque es tal vez el indicador de más peso en lo que se refiere al nivel de precios, la inflación, como indicador aún no lo refleja. El petróleo y sus derivados es importante porque sirve para el traslado de bienes y servicios, tanto internos como de comercio externo. Si en un año se incrementa, tanto, pues es razón suficiente para causar la caída de las compras y ventas de los bienes y servicios que adquirimos y proveemos en el país.

CONTROLES DE PRECIOS

En Guatemala, aún no sentimos la fuerza de tan significativo incremento en el precio internacional del petróleo, porque tanto el Ministerio de Energía y Minas, MEM, como la Dirección de Atención y Asistencia al Consumidor, (Diaco), se la pasan multando y advirtiendo a los expendios y gasolineras que suben “demasiado” el precio de los hidrocarburos vendidos a los consumidores. En lo que va del 2017, hasta el pasado 12 de marzo, llevaban 105 casos por irregularidades.

Según fuentes oficiales, el Ministerio de Energía y Minas, MEM, inició 105 procesos administrativos de sanción nuevos, en contra de gasolineras, plantas y expendios de gas propano en lo que va del 2017.

Según información proporcionada por la Dirección General de Hidrocarburos, realizan una extensiva fiscalización de las medidas de seguridad, precio, calidad y cantidad en el despacho de los combustibles y gas propano de las empresas que integran la cadena de comercialización de estos productos a nivel nacional. No sólo para la seguridad de los empleados y consumidores, sino también velando por la exactitud en lo que estas empresas venden y surten.

POR QUÉ NO SIRVEN  LOS CONTROLES DE PRECIOS

Como vemos en Venezuela, el controlar la economía lo que causa es la escasez. También causa que los precios de bienes sustitutos también se incrementen. Como explica el Ludwig Von Mises Institute, a continuación: Los controles de precios son intentos del gobierno de fijar los precios de los productos y servicios a una altura diferente a la que habría determinado el mercado, sin trabas o intervenciones .

Los precios máximos se fijan generalmente con la meta de prevenir la inflación. También hay intentos de regulación opuestos, como el salario mínimo, que a la larga incentiva la informalidad, y promueve el desempleo. A lo largo de la historia, los gobiernos intentaron muchas veces regular los precios de alguna manera, ya sea para establecerlos directamente o estableciendo precios mínimos y máximos. Las políticas tienen un largo historial de fracaso. Un ejemplo particular fue el Antiguo Egipto, donde los controles de precios condujeron a la propiedad de todas las tierras por parte del estado y finalmente su colapso.

LA HISTORIA DE LOS  CONTROLES DE PRECIOS

En el siglo XVI los controles de precios decidieron el destino de Amberes, la ciudad más importante de la actual Bélgica. Desde 1584, fue asediado por las fuerzas españolas encabezadas por el duque de Parma. Los Padres de la Ciudad de Amberes fijaron precios máximos para alimentos, con severas penalidades. Como consecuencia, ningún comerciante se arriesgaría a los buques a servir esto y la ciudad se ha bloqueado mejor que el duque de Parna podría haber hecho.

Los bajos precios forzados no forzaron a nadie a economizar, y la ciudad vivió con buen humor hasta que todas las provisiones salieron a la vez. En 1585 la ciudad de Amberes se rindió. En la provincia india de Bengala falló la cosecha de arroz en 1770 y un tercio de la población murió, el desastre atribuido a la rígida política del gobierno, decidido a mantener el precio de los granos abajo. Pero por lo menos una vez en la historia humana, el gobierno aprendió por experiencia. En 1866, la provincia de Bengala volvió a estar al borde del hambre.

Esta vez el procedimiento era completamente diferente, como lo dice William Hunter: “Lejos de tratar de controlar la especulación, como en 1770, el Gobierno hizo todo lo posible para estimularla … En la hambruna anterior difícilmente podía participar en el grano, en 1866, los hombres respetables en gran número entraron en el comercio, para el Gobierno, al publicar los rendimientos semanales de las tasas en cada distrito, hizo el tráfico fácil y seguro. Todo el mundo sabía dónde comprar el grano más barato y donde venderlo más caro y la comida fue comprada en consecuencia de los distritos que mejor podía ahorrarlo y llevado a los que más urgentemente necesitaba “.

Los controles de precios no funcionaron ni siquiera para la Alemania nazi, rigurosamente aplicada y altamente elaborada. Según Hermann Göring, el control de los salarios y los precios de las personas -el trabajo de las personas- no es suficiente, la vida de las personas también debe ser controlada. Intentaron ambos y fallaron. La Unión Soviética fue un ejemplo de una política madura y duradera de control de precios y salarios en funcionamiento. Sin embargo, los precios de los bienes, los servicios y los salarios aumentaron encubiertamente, y un enorme mercado negro creció.

EFECTOS DE LOS CONTROLES DE PRECIOS

Los controles de precios rara vez tienen éxito, incluso por un corto tiempo, y tienen un largo historial de fracaso en el largo plazo, con muchas consecuencias adversas. Una lista de efectos (muchos procedentes de un antiguo controlador de precios):

Los controles conducen a distorsiones en el sistema de mercado. Los precios informan a los compradores y vendedores de la escasez relativa de todos los productos y los animan a restaurar la oferta y la demanda. Pero los precios manipulados distorsionan estas “señales” y crean escasez. Los mercados negros surgen para satisfacer la demanda de los clientes. Las empresas, que serían rentables de otra manera, serán expulsadas de la producción o no entrarán en absoluto; otras empresas, que no serían rentables, sobrevivirán; perjudicando la inversión racional. Esto alienta los llamamientos para una mayor intervención del gobierno.

Los controles sancionan incrementos no salariales o de precios no inflacionarios. Por ejemplo, los controles salariales también bloquean el aumento de los salarios debido a un mejor desempeño. Los controles anulan el principio de beneficio. Son los beneficios los que atraen los recursos de inversión a industrias que valen la pena y poniendo en tela de juicio este motivo, los controles socavan la filosofía del libre mercado y causan dislocaciones en la formación de capital y la inversión.

Los cabilderos exigen controles para lograr fines no económicos. Incluso con los más nobles de los objetivos, más controles pueden ser llamados para el uso de razonamiento similar. ¿Por qué parar en la regulación de un producto o unos pocos? Los controles crean actitudes cómodas. En el mercado, las decisiones tienen que ser hechas, los beneficios suben o bajan, las empresas tienen éxito o van a la quiebra, y los hombres se les da puestos de trabajo o despedidos. Los controles a veces crean la ilusión, que estas decisiones no tienen que ser enfrentadas.

El organismo regulador se vuelve más importante que el mercado. Los empleadores y los dirigentes sindicales, observando que los salarios y los precios pueden ser fijados o aumentados sólo por el acuerdo de algún órgano regulador, prestan más atención a influir en las decisiones de ese organismo en su propio favor que para mejorar su desempeño en el mercado y la productividad de Su trabajo (véase también “captura reglamentaria.

.
.

Leave a Reply