Home > Editoriales > Solidaridad: virtud de los guatemaltecos

Solidaridad: virtud de los guatemaltecos

editorial

Si algo caracteriza a los guatemaltecos es la solidaridad hacia los demás, cuando ocurren tragedias o situaciones sociales. La prueba de ello fue lo sucedido en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, infortunado suceso que conmovió a la sociedad en general, por las 40 niñas y adolescentes que fallecieron quemadas.

La solidaridad y apoyo se notó a las pocas horas que sucedió el trágico incendio en dicho hogar. Las autoridades de Gobierno indicaron que la iniciativa aportó fondos para los traslados de las niñas hacia Estados Unidos. Esta semana, Nery Cabrera, director del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), después de dar un informe de las necropsias que se realizaron a las niñas y adolescentes, mencionó que se dio cuenta de la solidaridad y apoyo que se dio a las familias que acudieron a la morgue.

Dijo que las familias que esperaron durante muchas horas la entrega de los cuerpos de las fallecidas no estuvieron solas, vecinos que habitan en la zona 3 capitalina y algunos representantes de empresas acudieron a entregarles tazas de café, panes y otros apoyos. Incluso se mencionó ver lágrimas compartidas de quienes, aún no viviendo esa tragedia, lo hicieron junto a quienes permanecieron por horas en la morgue.

Otro momento en que los guatemaltecos han mostrado su solidaridad, fue cuando se dio el derrumbe en El Cambray II, en Santa Catarina Pinula, en esa ocasión murió gran cantidad de personas, y también se mostró el apoyo.

Por naturaleza esta es una cualidad que distingue al país, gente buena, con deseos de prosperar y hacer de Guatemala un mejor país. Sin duda, hay más personas con dotes de honradez y moral, aunque una minoría le hace daño a sus propios hermanos.

Tender la mano a quien lo necesita sigue siendo una gran virtud de quienes habitan todo el territorio nacional, y esto se ha replicado a través de generaciones. La tragedia del Hogar Seguro Virgen de la Asunción ha despertado nuevamente la llama de la protesta y deseos porque el Estado y las instituciones que tienen a su cargo velar por los niños y jóvenes cumplan con su papel.

Desde luego, todo empieza desde el hogar, si los hijos son atendidos como debe ser por sus padres, crecerán con principios basados en el respeto y la convivencia social.

Luego viene la responsabilidad de los entes que tienen que ver con la educación, la religión y, en fin, quienes pueden contribuir a que los menores tengan un camino diferente a la violencia o que vayan a terminar en un centro de corrección. Pero es de suma importancia que otros entes que tienen que ver con la niñez, como el MP, PGN, SBS, PDH, CSJ, cumplan con su función, pero no trasladando la culpa a otros, sino al cumplir con el papel que tienen por deber.

.
.

Leave a Reply