Home > Columnas > Telescopios espaciales
NUEVO

El Telescopio Espacial Hubble es sin duda un instrumento que revolucionó la astronomía. Por años los astrónomos quisieron tener un telescopio que no fuera perturbado por la densidad de la atmósfera, ya que decían que ver las estrellas desde la Tierra era como ver el Sol desde el fondo de una piscina. Imaginen lo borroso que se miraban las imágenes de antes en comparación con las de ahora. Fue evidente la diferencia que notaron los astrónomos cuando colocaron en el espacio el famoso telescopio y funcionó bien, porque al principio hubo un problema. Un error en la curvatura del espejo no permitió que el Hubble produjera las imágenes que se habían soñado. El telescopio estaba pensado para subirse en 1985, pero retrasos en la NASA impidieron que se subiera y no fue sino hasta 1990 que se puso en órbita, por uno de los transbordadores espaciales.

Fue nombrado Telescopio Espacial Hubble, en honor al astrónomo Edwin Hubble, quien descubrió uno de los grandes secretos del Universo, que está en expansión, algo que nadie creía en esa época y que el mismísimo Einstein tuvo que ir a confirmar personalmente al Monte Wilson en California, para ante la evidencia corregir lo que llamó “el más grande de mis errores”. El Universo sí se expande y él lo sabía por sus ecuaciones, pero se negó a creerlo y ahí está que un astrónomo le corrigió la plana. Pero los astrónomos modernos tuvieron que superar un trauma, pues las primeras fotos del Hubble parecían borrosas, no como lo que esperaban, parecía como que no enfocaba bien. Fue entonces cuando descubrieron con horror que se había cometido un gran error en su curvatura. Un error de milímetros, pero suficiente para que el telescopio de cientos de millones de dólares no enfocara bien. Estaba miope.

El mundo astronómico quedó conmocionado. ¿Cómo se arreglaría eso? La respuesta vino de la NASA, donde los genios se pudieron a trabajar e idearon una cámara que al colocarla en el Hubble le corregiría la vista y podría tomar las fotos con la exquisitez deseada. Esto se logró con la tripulación del Endeavour en 1993. Desde ese entonces el Hubble nos ha regalado las más exquisitas fotografías del Universo. Galaxias lejanas que antes era impensable ver de cerca se han fotografiado con toda clase de detalles. El planeta Saturno y el planeta Marte se miran con una nitidez sin precedentes. Ha descubierto pilares de hidrógeno en la nebulosa del Águila, a 7,000 años luz de la Tierra, donde se pudo observar cómo se forman las estrellas. Los beneficios para la astronomía han sido invaluables.

Pero ahora viene otra buena noticia. El Telescopio Espacial James Webb está en su fase final. Es 10 veces más poderoso que el Hubble y la NASA lo lanzará al espacio el año entrante. Además de ver en la longitud de onda visible, observará en el infrarrojo, y con ello podrá atravesar las nubes de polvo para saber qué estructuras hay atrás. Tendrá espectroscopios de altísima precisión para descubrir la composición de las atmósferas de exoplanetas. Será un salto astronómico mayor que el Hubble. Y estamos a punto de verlo.

 

.
.

Leave a Reply