Home > Columnas > Guatemala al rescate
opinion

Por: Julio Rivera Clavería

Estamos viviendo una etapa complicada de conflictividad social, porque hoy resultan ser afectadas las hidroeléctricas del país, como ya lo fueron en su momento las mineras; estos hechos que van en contra de hidroeléctricas  que ya fueron autorizadas y que ya están funcionando  producirán, de no corregirse a tiempo este problema, daños en la economía del país y a la población en general con el alza a la energía eléctrica.

En esta problemática intervienen las ONG que con el dinero de otros países, de Europa  en especial, se dan a la tarea de oponerse a este tipo de inversiones alegando que se daña el medioambiente y se contamina  el agua en las áreas en donde se han instalado, y de igual  manera, aducen que no se ha cumplido con el convenio 169 que plantea las consultas a los pueblos indígenas, consultas que cuando se dan, siempre son manejadas por líderes que reciben subvenciones de estas mismas ONG para mantener permanentemente el conflicto.

Si se llevara a cabo la suspensión de proyectos hidroeléctricos se ponen en riesgo grandes inversiones con las que se  beneficia hoy el país para que el costo de la energía eléctrica no sea tan cara,  ya que sin la generación de las hidroeléctricas  esta podría aumentar 12 veces en comparación con el precio actual, de igual manera, al retirar el 20% de la generación hídrica del parque nacional, se afectarían en inversiones directas 1,078 millones de dólares, más de 16 mil puestos de trabajo temporales y rotativos, además de 18.5 millones de dólares en inversión social, que dejarían de recibir en beneficios 30 mil personas de 34 comunidades en donde estas están instaladas, y por el alza en la energía, el 77% de los productos de la canasta básica tendrían un impacto directo en sus costos, por lo que subirían de precio, advertencia que hizo el Ministerio de Energía y Minas.

Este panorama no pinta bien, me parece inconcebible que los guatemaltecos sigamos permitiendo  la injerencia de extranjeros que vienen a promover la conflictividad social, yo estoy de acuerdo con analizar si lo pactado en  beneficios que se otorgan a las comunidades aledañas a los proyectos no son suficientes, poder revisarlo, para eso  existen mecanismos de diálogo; lo que no se vale es que con dinero de otros países se promuevan conflictos que tarde o temprano pueden representar pérdidas de vidas y lo interesante acá es que después, estos mismo grupos y organizaciones extranjeras que promueven los conflictos, cuando estos se incrementan desaparecen misteriosamente del país, sin importarles los niveles de violencia que sus actos puedan generar.

Es una realidad que en las áreas rurales en donde existe conflictividad, algunas organizaciones y seudolíderes se unen o estrechan nexos con el crimen organizado con fines malignos  y violentos y casi siempre  manipulan a las comunidades  repartiendo víveres o dinero para actuar de la forma  como ellos lo desean, con marchas o manifestaciones violentas, bloqueos de caminos y carreteras o reteniendo autoridades de gobierno,  sus  fines son  perversos ya  que únicamente buscan su beneficio, a ellos no les importa ni las comunidades, ni el país, les importa lo que reciben en donaciones  de parte de las  organizaciones y países que trabajan con ellos.

Tan no les importa el país, que el rango de la pobreza y pobreza extrema  se encuentra en el 59.3%, porcentaje que va  aumentando cada día y estas organizaciones,  en lugar de fomentar la inversión, tanto nacional como internacional,  para crear empleos en el área rural  y   poder atajar  esos niveles de pobreza,  se dan a la tarea de detener las inversiones, los empleos y el desarrollo, utilizando para eso todos los mecanismos a su alcance, sean estos legales o ilegales, desde presentación de recursos, hasta quema de maquinaria e instalaciones,  amenazas y extorsiones.

Ha llegado el momento de que  todas estas organizaciones sean investigadas  en sus actividades, en sus finanzas, en el dinero que reciben, de dónde proviene y la legalidad del mismo, y si se utiliza para lo que fue otorgado, en otras palabras hay que controlarlas, supervisarlas y fiscalizarlas, la corrupción se combate a todo nivel sin importar ideología, posición  social, raza, religión etcétera GUATEMALA NECESITA D E S U S M E J O R E S HOMBRES Y MUJERES PARA RESCATARLA.

.
.

Leave a Reply