Home > Pulso > 5 cambios para acabar con la desigualdad de género en el trabajo

5 cambios para acabar con la desigualdad de género en el trabajo

Desigualdad de género en el trabajo

Un análisis de Vyacheslav Polonski de la sede de Oxford de FEM, publicado para el World Economic Forum (Foro Económico Mundial, FEM), sugiere cinco cambios para acabar con la desigualdad de género, en el trabajo, ya que hoy se conmemora el Día Internacional de la mujer. Este análisis ganó el concurso de Formador Global, del mes, en el FEM.

.

Indica la publicación del FEM, que “El progreso humano es curioso. Tomó menos de 40 años poner a un hombre en la Luna, pero llevará 170 años poner a una mujer en la sala de juntas en muchos lugares de nuestro planeta. Según el último informe sobre la brecha mundial de género, este es el número de años antes de cerrar la brecha económica mundial. Se prevé que el cierre de la brecha política mundial de género se prolongará aún más”. Los 5 pasos para una paridad de género

1. Recopilar sistemáticamente datos para establecer una base común para un debate sobre la desigualdad de género en el lugar de trabajo. Las métricas de paridad de género pueden, de hecho, contribuir a un diálogo más abierto ya una conversación que se basa en hechos, más que especulación.

2. Cambiar la cultura de la empresa para eliminar los estereotipos de género asociados con los programas de equilibrio entre el trabajo y la vida. Esto implica la promoción de trayectorias profesionales flexibles y neutras en cuanto al género y alentar activamente a todos los empleados a aprovechar estas oportunidades.

3. Modificar el proceso de revisión del desempeño para evitar desventajas estructurales para las personas que aprovechan la oportunidad de equilibrio entre el trabajo y la vida privada. Al mismo tiempo recordarles a los jefes de grupo de no penalizar a los empleados por requerimientos adicionales de flexibilidad.

4. Mantener la búsqueda de reclutas hasta que un balance entre los géneros existe. En lugar de tener cuotas estrictas, buscar a los mejores candidatos, hasta que haya una cantidad representativa de los dos grupos.

5. Lo más importante, hacer que la paridad de género sea un objetivo estratégico para su organización. El compromiso en este objetivo es esencial, porque contribuye hacia una empresa o entidad progresiva y una cultura empresarial basada en igualdad de oportunidades y responsabilidad social y empresarial.

NO HAY IGUALDAD DE CONDICIONES

No se puede negar que el estado de paridad de género en el lugar de trabajo moderno es realmente alarmante. El progreso en algunas cuestiones de igualdad de género como la discriminación y el acoso está en marcha, pero otras áreas como el desarrollo profesional muestran poca o ninguna mejora. Por ejemplo, solo el 3% de las compañías estadounidenses que pertenecen al Indicador Fortune 500 tienen una Chief Executive Officer, CEO, femenina.

La proporción de mujeres en los consejos de administración de otro indicador empresarial, el FTSE 100 permanece estancada en un 12%. Un cuarto de todos los tableros FTSE 100, de hecho, todavía se compone de 100% hombres. No importa donde usted está, hay obstáculos inmensos que las mujeres de todo el mundo tienen que enfrentar cuando se trata de promoción profesional.

Las empresas siguen siendo sofocadas por grupos de liderazgo arraigados que afirman que estas ostensibles desigualdades de género están relacionadas con cuestiones de elección y no de selección. Según ellos, la falta de talento femenino en los equipos de gestión se deriva de las “diferentes opciones” que las mujeres tienden a hacer a lo largo de su carrera. Pero ¿es realmente una cuestión de ambiciones diferentes y opciones de carrera? ¿O estamos enfrentando un problema mucho más sistémico que impregna a toda la sociedad?

.
.

Leave a Reply