Home > Columnas > Acuerdo nacional por la educación

Acuerdo nacional por la educación

NUEVO

En uno de mis libros  El camino de la educación en Guatemala , publicado en 2007, incorporé el capítulo: El necesario pacto educativo. Entre otros aspectos, hice referencia al documento de Reforma educativa,  resultado de los Acuerdos de Paz y en el cual se aborda con  claridad y profundidad, esta temática de un pacto por la educación. Escribí  que “es imprescindible saber,  qué tipo de educación esperamos para forjar a las nuevas generaciones. Debemos tomar en cuenta que la tarea central consiste en el trazado consciente de un proyecto educativo que nos permita colectivamente una visión de nación, a fin de superar el hecho de que cada cuatro años se reinventa lo inventado, muestra palpable de una educación sin rumbo ni orientación de largo aliento”.

.

Otros países perfilaron desde hace décadas, un proyecto de educación que les ha permitido avanzar en la práctica educativa, bajo grandes líneas de orientación teórico filosófica, fruto de un esfuerzo de la sociedad y el Estado para construir una vida con calidad. Esto me motivó a presentar al actual Ministro de Educación en  enero de 2016, una propuesta para la realización de un Acuerdo Nacional por la Educación.

Argumenté consideraciones como los eventos  realizados por diferentes instancias en la vida nacional, como fue el último convocado por FUNDESA, con los diferentes partidos políticos en torno a un Acuerdo por la Educación. El objetivo de la propuesta se orienta a propiciar un encuentro para debatir  los principales temas que se discuten en la educación a nivel mundial, así como analizar las  problemáticas que afectan a la educación en el mundo contemporáneo, particularmente en Guatemala con el propósito de alcanzar compromisos básicos que abran el camino por una educación con calidad para nuestro país.

El objetivo de la propuesta se orienta a propiciar un encuentro para debatir los principales temas.

Se plantearon cuatro ejes temáticos: 1. Educación, economía y empleo; 2. Formación ciudadana e interculturalidad; 3. Formación docente y calidad educativa; 4. Financiamiento de la educación. Se sugirió una metodología y organización del evento que incluyera a expositores que abordaran cada una de las temáticas y a  instancias y organizaciones vinculadas con la educación. Hoy, me alegra que el Rector de la Universidad del Valle, Roberto Moreno, escriba acerca de este tema y haga a su vez un recuento de los esfuerzos que se han hecho en esta línea de ideas.

En síntesis, me parece que una iniciativa de esta trascendencia, no debe promoverse desde las instancias gubernamentales, porque estas, por su naturaleza, están con agendas llenas atendiendo diversos problemas. Pienso que son las universidades,  por su vocación académica de ser  centros de pensamiento, quienes deberían de asumir esta responsabilidad desde criterios teóricos y metodológicos.

Convertir esta propuesta en una Iniciativa de Ley al Congreso de la República, para que sea un Acuerdo de Estado y Nación. Este es uno de los caminos que veo con mejores posibilidades, después de observar que múltiples intentos, se han quedado en borrador. El aporte de la educación superior guatemalteca a esta temática, se convertiría en un hito histórico porque  trazarían el rumbo de la educación en el país. Este es el reto.

.
.

Leave a Reply