Home > Columnas > Trump y la OTAN
Columnista

El pasado martes por la noche, el presidente de EE. UU. Donald Trump, se presentó ante el Congreso de ese país, para presentar su primer discurso ante la cámara de representantes. El discurso tuvo temas interesantes, uno de ellos fue el tema de la OTAN. En dicho discurso Donal Trump señalo un fuerte apoyo de su gobierno hacia la OTAN, “Apoyamos fuertemente a la OTAN, una alianza forjada por los lazos de dos guerras mundiales que destronaron el fascismo y una Guerra Fría que derrotó el comunismo. Pero nuestros socios deben cumplir sus obligaciones financieras”.

Se debe recordar que durante su campaña electoral, Donal Trump arremetió contra la OTAN, tildando la alianza de obsoleta. Lo que había provocado que los Estados miembros mantuvieran cierta incertidumbre. En días anteriores, el vicepresidente  Michael Pence, buscó calmar el clima de incertidumbre que se mantenía por las declaraciones de Trump durante su campaña, afirmo que el compromiso de EE. UU. con la OTAN es muy fuerte.

El secretario de Defensa James Mattis, también reiteró el compromiso de EE.UU. con los valores de la OTAN, durante la cumbre de seguridad en Múnich. Sin duda alguna la OTAN depende y mucho de EE.UU. pues es el país que más aporta económicamente. Trump condicionó en su discurso la permanencia de EE.UU en la OTAN, al cumplimiento del aporte económico de sus miembros, el cual debe ser del 2% de su PIB en gasto militar, el cual fue el objetivo marcado por la OTRAN  en el 2014.

Se debe recordar que durante su campaña electoral, Donal Trump arremetió contra la OTAN.

Los problemas más serios que afronta la OTAN, para alcanzar que sus miembros lleguen a la cuota del 2% son los problemas financieros por los que varios de ellos atraviesan, Estados como Gracias con una deuda ya prácticamente  impagable y aunque  pueda pagar el 2% de su PIB, no se equipararía al 2% de Alemania o bien Francia.

En otros momentos de la historia, en los momentos de crisis económica el gasto militar se redu cía y ahora se pide que el gasto militar se aumente aun cuando la crisis económica se agudiza. El mensaje de apoyo y conciliador de Trump hacia la OTAN, puede ayudar mucho al ánimo de los Estados, en buscar soluciones para estabilizar la alianza.

Sin embargo, además de superar las barreras económicas, deben afrontar la actual inestabilidad de Europa ocasionada por la crisis financiera de Gracia, la inestabilidad política debido al brexit y las elecciones en países como Francia.  EE. UU. es el miembro que más aporta a la OTAN aproximadamente 3.4% de su PIB, si los demás miembros logran llegar a la cuota de 2%, será interesante ver bajo qué condiciones están dispuestos a pagar más.

.
.

Leave a Reply