Home > Deportes > Clásico enredado
Comunicaciones y municipal

Marco Pablo Pappa tuvo minutos en el juego y mostró sus chispazos de calidad.

La expectativa que tenían los simpatizantes escarlatas sobre el real rendimiento de su equipo, así como el del rival que en las anteriores jornadas no había mostrado destellos para asustar a los ediles, eso hizo que al estadio Doroteo Guamuch Flores se hicieran presente más de 12 mil aficionados quienes al final salieron defraudados.

Ambas oncenas intentaron deleitar a sus seguidores, Municipal probando con cambios de juego de hasta 50 metros, tal y como la acción de Marco Pablo Pappa, quien le mandó un balón desde su lado izquierdo hasta la orilla derecha donde se encontraba Carlos Kamiani Félix, esa jugada deleitó la pupila, de ahí en adelante, los escarlatas quisieron llegar con balón dominado al área rival, rival que principalmente en los últimos minutos se dedicó a ensuciar y cuidar el empate.

Y es que era lógico, Comunicaciones viene readaptándose a un nuevo sistema de juego bajo las órdenes de Ronald González, a cuentagotas intentó llegar al pórtico de Nicholas Hagen, pero nada que en verdad pusiera en aprietos al guardameta de Municipal. Deseos se notó a las dos oncenas, con la diferencia que a los futbolistas cremas parecía que el balón les quemaba y cuando intentaban hilvanar jugadas, los balones siempre iban a las piernas de los rojos.

Pero ese buen deseo siempre se encontraba con la torpeza mental, ello debido a la presión que los jugadores cremas mantienen sobre sus hombros, los resultados positivos no llegan y hasta que no les sonrían no caminarán por el camino de la seguridad y certeza en las acciones ofensivas. En la primera parte, los blancos gozaron una oportunidad de abrir el marcador en un tiro de esquina cobrado por Estrada y que remató de cabeza Rafael Morales, pero el travesaño colaboró con los escarlatas y no se grito el gol.

En el segundo lapso, fue Municipal el que se adueño del esférico y de las acciones, pero solo llevó real peligro en el minuto 90, cuando un tiro libre por el sector izquierdo cobrado por Mingorance y rechazó el portero crema Javier Irazún. A pesar del enredado encuentro, se podría decir que rojos y cremas intentaron quedarse con los tres puntos, unidades que debieron repartirse porque existen pasajes en la vida donde la torpeza puede más que la creatividad. El clásico 298 puede ser muy diferente.

.
.

Leave a Reply