Home > Vida > Procesión del Silencio cumple 63 años

Procesión del Silencio cumple 63 años

Cuaresma
Por: Luis Gerardo Ramírez

Era el año de 1955, el reloj marcaba  el  final e inicio de un nuevo día; corrían los primeros minutos del Primer Viernes de Cuaresma. El templo de San José era el punto de reunión para centenares de personas que se acercaban para participar en  la primera procesión del Silencio  con la imagen de Jesús Nazareno de los Milagros.

Cuaresma

La imagen del Nazareno había permanecido en velación la tarde y noche del día anterior y estaba por iniciar   una procesión muy particular, en donde el silencio era primordial, solamente roto por las voces que respondían al rezo del santo vía crucis. Llegó el momento y el clarín con su lúgubre toque anuncio que la procesión iniciaba. Jesús de los Milagros lucía una túnica sencilla, sin bordados, el adorno era sobrio y elegante.  El anda  era pequeña, y contrastaría con la que  saldría el Domingo de Ramos.

Caballeros vestidos de traje, acompañados de muchos niños que hoy en día son abuelos, nutrían las filas, aglomeraban las esquinas y de forma ordenada participaban de la procesión.  La madrugada avanzaba y alrededor de las seis de la mañana concluía la estación, Jesús  retornaba a su templo, el ejercicio penitencial había concluido, y la Santa Misa iniciaba   y al  finalizar los acompañantes regresaban a sus actividades normales.

Para quienes lo vivieron lo describen como algo impresionante y  que  invitaba a volver a participar el próximo año.  Así nace la procesión del Silencio, la del Primer Jueves,  después del de ceniza. Por  muchos años se realizó el cortejo procesional de esa manera, incluso librando toques de queda emitidos por gobiernos de turno, y  llegando  como punto más lejano al  templo de La Recolección, mientras los caballeros portaban un farolito de papel  que iluminaba el caminar de los devotos  y de la cambiante ciudad, patrocinado por funerales Mancilla e impreso en la imprenta de Don Medardo Ortiz.

En el año de 1972  la procesión cambia, una banda de música se incorporaría por un par de cuadras, anticipando el cambio.  Se  argumentaba que por razones de seguridad  de los  participantes la procesión debía cambiar de horario  y en 1973  sale en  horas de la tarde y noche del primer jueves del Cuaresma  y para motivar la participación de las personas se incluye  una de banda de música interpretando marchas fúnebres.

F: Colección privada Luis Ordoñez

La devoción a Jesús de los Milagros tuvo uno de sus momentos más especiales, cuando  la tarde del primer jueves de Cuaresma de 1976, con un templo destruido por el terremoto, se realizó este cortejo procesional, que sirvió como un bálsamo  ante lo acaecido.   En 1979 se conmemoraron las bodas de plata de este cortejo  y en el 2004 las de oro, ya que de forma ininterrumpida se ha venido realizando hasta nuestros días.

El tiempo ha transcurrido, el día y  horario ha variado, el itinerario es otro, las andas más grandes, hoy se escuchan marchas fúnebres, pero a pesar de esas diferencias   seguimos estremeciendo de igual manera que nuestros antepasados al escuchar el toque del silencio y  contemplar el rostro de Jesús de San José en el inicio de cada Cuaresma.

.
.

Leave a Reply