Home > Columnas > Guatemala al rescate
opinion
Por: Julio Rivera Clavería

Esta escalada de violencia que se está viviendo en el país está afectando a muchas familias, recientemente fue asesinado un agente de PNC en un enfrentamiento, atentaron contra un mando de esta institución, 4 personas resultaron heridas al lanzar los criminales una granada de fragmentación en un mercado de Villa Nueva y hoy circulan en las redes sociales alertas que dan las instituciones por las múltiples amenazas que han hecho los mareros.

.

“Lo que inicia como una escalada de violencia puede transformarse  en caos” 

Hay que tener cuidado, cuando se da una escalada de violencia no todos los hechos criminales pueden ser atribuidos únicamente a estructuras criminales; cuando se da ese aumento repentino y alarmante de violencia, algunas personas pueden aprovecharse para salir de sus enemigos, familiares, competencia, etc…. y hacer creíble, ante la sociedad, que todos los hechos que se cometen son realizados únicamente por estructuras criminales, por lo que resulta fundamental que todas las agencias de inteligencia empiecen a hacer un trabajo coordinado que permitiría poder desenmarañar los entramados criminales y poder diferenciar el trabajo criminal que realizan personas o grupos en lo individual, a diferencia de estructuras criminales que de manera organizada y permanente viven de la criminalidad y de la violencia.

Lo que inicia como una escalada de violencia puede transformarse en caos y anarquía en un solo un paso, porque se elevan los niveles de violencia y criminalidad de una manera tan rápida que estos son aprovechados por cualquier persona, para cometer cualquier delito y se convierte el país en una sociedad ingobernable. Mi sentimiento es que, desgraciadamente, esta escalada de violencia no se va a detener rápidamente, por lo tanto, el gobierno central está obligado a tomar medidas excepcionales para proteger a sus ciudadanos.

Yo insisto que el ejército debe ser utilizado plenamente como un apoyo a la Policía Nacional Civil para contener esta escalada de violencia y así reducir hechos criminales específicos, por ejemplo, las extorsiones, el sicariato y los asesinatos, igualmente, restablecer el orden en aquellos lugares en donde reina la anarquía y en donde sus habitantes demandan seguridad.

En cualquier sociedad democrática moderna el ejército es utilizado para combatir la criminalidad y restablecer el orden cuando impera el caos, ejemplos de este tipo abundan, la Unión Europea utiliza al ejército para el combate al terrorismo, los EEUU utilizan la guardia nacional y en algunos casos sacan el ejército a las calles, en la presidencia de Sánchez Cerén, en El Salvador, se utiliza el ejército y la policía para el combate a las Maras y en Brasil para combatir y restablecer el orden en las favelas en época de Lula y de Dilma Rousseff se utilizó el ejército y la policía.

La utilización del ejército no debe verse como parte de una confrontación ideológica, por el contrario, debe ser visto como producto de un análisis técnico en materia de seguridad pública que permita visualizar las ventajas de contar con ese apoyo en el combate a la violencia y la criminalidad, ya anteriormente cité ejemplos de países en los que el ejército colabora en el mantenimiento de la seguridad y el restablecimiento del orden.

En el caso de Guatemala la población está demandando que el ejército prosiga en los patrullajes combinados y establezca destacamentos en las zonas declaradas como áreas rojas, una demanda que debe ser tomada en cuenta, porque viene de diversos sectores de la población guatemalteca y al final, es a estos a quienes afecta la criminalidad y la violencia y están en su derecho de demandar seguridad para ellos y sus familias.

Quiero dejar claro, que lo que pretendo cuando escribo, no es crear miedo en los lectores o en la población , sino al contrario, espero que lo que escribo pueda servir para que las autoridades, definan planes, tomen decisiones y enfrenten un problema tan serio como lo es una escalada de violencia y de criminalidad, de igual manera, que la población esté consciente de esa problemática y que tomen las medidas mínimas de seguridad personal que les permita a ellos y su familia, ir a trabajar o estudiar con mayor confianza.

GUATEMALA NECESITA DE SUS MEJORES HOMBRES Y MUJERES PARA RESCATARLA.

.
.

Leave a Reply