Home > Columnas > Marihuana ¿vs. Bebés sanos?

Marihuana ¿vs. Bebés sanos?

Marihuana Titular algo desconcertante, que aclaro a continuación con ideas de Luis Luque (aceprensa feb17). Comienza con algo público: que la marihuana, presentada como “droga amiga”, por los impulsores de su legalización total y completa ha ido, ganado popularidad en EE.UU. entre un segmento de la población muy concreto y sensible: las mujeres ya embarazas.

Según un reciente estudio de la Universidad de Columbia, el uso de marihuana entre mujeres embarazadas subió del 2,4% al 4%. ¿Demasiadas embarazadas quizás? Pero reflejan algo real. La doctora Yasmin Hurd, neuróloga y directora de la Icahn School of Medicine, adscrita al hospital neoyorquino Mount Sinai, explica al diario The New York Times que la marihuana, desde el momento del desarrollo del feto, modifica los principales circuitos neuronales y los receptores de las señales nerviosas, mecanismos que regulan las emociones e incluso la función motora y la cognición.

Dicho lo anterior, el adjetivo “medicinal” para calificar al referido narcótico -algunas embarazadas dicen consumirlo para atenuar los mareos y las náuseas- es una mezcla de dulce inocencia e ignorancia culpable.

“La marihuana no es benigna. Las embarazadas deben abstenerse de consumirla.”

Sin olvidar los peligros potenciales de esta droga, de modo especial para el desarrollo cerebral. Concretamente que la exposición del cerebro del feto en desarrollo a la marihuana se ha demostrado que tiene un largo impacto en ese órgano, y además en el comportamiento de las personas adultas. Aunque no tenga las mismas propiedades adictivas de la heroína, la marihuana no es benigna.

Las embarazadas deben abstenerse de consumirla y así también después, cuando estén lactando, pues los cannabinoides pasan a la leche materna y de ahí a los bebés. Algunas pesquisas han concluido que los niños cuyas madres han consumido marihuana antes del parto muestran una tendencia a ir más rezagados en la resolución de problemas en el aula y que tienen mayor dificultad para memorizar y centrarse en una tarea. Así lo explica la web del National Institute on Drug Abuse, de EE.UU. Tocando un tema relacionado: ya hace un tiempo se han venido recogiendo advertencias sobre la marihuana aparte del punto recién anotado.

Últimamente se advertía en México que legalizar la marihuana no detendría la violencia; solo serviría para enriquecer a unos cuantos que ya se frotan las manos pensando en las ganancias que obtendrían. Y la experiencia señala que más del 99 por ciento de adictos a la cocaína y heroína deben esta adicción a que un día cedieron a probar la marihuana. Y una vez atravesado ese umbral, siguieron experimentando con drogas cada vez más fuertes.

La marihuana es puerta de entrada a adicciones más graves. Muchos ven claro que la represión legal de las drogas, incluida la marihuana, debe mantenerse; otra cosa es matizar en los diversos aspectos: producción, comercialización, consumo privado… Y no olvidemos que estamos hablando de personas; y despenalizarla daría el mensaje de que no es tan mala. Pero sigue siendo letal para la sociedad comenzando por su base, la familia.

.
.

Leave a Reply