Home > Editoriales > El barco de la discordia

El barco de la discordia

editorial

Aunque la orden del día en el Congreso de la República constaba de ocho puntos específicos,  la misma debió modificarse por la discusión en relación con las acciones a tomar por parte de las autoridades, ante la presencia de  un barco de bandera austríaca perteneciente a la ONG holandesa womenonwaves.org, que permanece anclado en un muelle en el Pacífico guatemalteco y que ofrece practicar abortos a mujeres guatemaltecas, en condiciones seguras, a bordo del mismo, en aguas internacionales, con lo que técnicamente no viola la legislación interna, puesto que los mismos se practicarían en aguas internacionales y no en el territorio nacional.

.

Junto con la embarcación, la polémica atracó en el Pacífico guatemalteco: distintos sectores de la sociedad se pronunciaron al respecto  en las redes sociales, luego de que las autoridades de la Marina guatemalteca emitiera un comunicado en el que declara que, en cumplimiento a lo ordenado por el comandante general del Ejército, no se permitirá la práctica de abortos en aguas territoriales, la misma creció en intensidad.

Sin embargo, cabe destacar que en torno al tema existen posiciones tan encontradas como irreconciliables. Por su parte, quienes se pronuncian a favor de la práctica del aborto en embarazos hasta de 10 semanas, fundamentan el mismo en el derecho de las mujeres a interrumpir su embarazo y a la vez, que los mismos no lesionarían el régimen de legalidad del país, pues al efectuar el procedimiento en el interior de la embarcación de bandera austríaca, en aguas internacionales,  no se estaría cometiendo un delito en territorio guatemalteco y que  como corolario establecen el principio de que “ninguna mujer debe ser obligada a ser madre bajo ninguna circunstancia”.

Asimismo, quienes se oponen a la práctica del mismo invocaron el derecho a la vida que garantiza la Constitución Política de la República, así como lo referente a las penas establecidas en la ley para quien cometa el delito de aborto, ya que de conformidad con la legislación penal vigente guatemalteca, el mismo solo puede practicarse de manera terapéutica en garantía del derecho a la vida de la madre. Varios grupos, entre ellos algunos religiosos, señalaron que el aborto “es un asesinato”.

Es un asunto de vital importancia que la discusión seria, en torno al tema, propicie el hundimiento de la polémica en las aguas de la comprensión y el mutuo entendimiento.  Es preciso analizar a profundidad los argumentos tanto de quienes opinan a favor como quienes lo hacen en  contra, centrándose en una interrogante fundamental: ¿Está usted a favor o en contra de la práctica del aborto?

.
.

Leave a Reply