Home > Deportes > Viviendo entre penas

Viviendo entre penas

Atletismo

Recientemente la web Run502 realizó un análisis de la realidad de los deportistas guatemaltecos y en el mencionado artículo pone el dedo en la llaga sobre las penurias que debe afrontar un atleta para lograr destacar en su deporte preferido. Esto fue lo publicado: El atleta guatemalteco se enfrenta a muchos percances, uno de ellos en tener que navegar solo en las duras aguas del entrenamiento de alto rendimiento, quienes se aproximan o ya se encuentran en la élite muchas veces deben pescar las pocas oportunidades de apoyo financiero existente. La empresa privada ha incursionado en el mundo del fondo guatemalteco, durante los últimos 10 años una gran variedad de marcas han apoyado de una u otra forma a los atletas la gran mayoría con resultados positivos.

.

Sin embargo algunos empresarios que han optado dejar de apoyar atletas han manifestado que aunque su deseo es apoyar al deportista, simplemente no es rentable, pues costear a un atleta profesional es realmente caro. Las becas del Comité Olímpico Guatemalteco y de las federaciones nacionales son poco beneficiosas para un atleta que representa dignamente al país, pero también debe llevar el sustento al hogar, la mayoría de becas son pensadas para atletas en etapa formativa, excelente, sin embargo muchos atletas de categorías mayores que trabajan por incursionar en un ciclo olímpico se ven abandonados.

Constantemente el guatemalteco repite “en Guatemala hay talento”, es una afirmación que nadie pone en tela de duda, pero la inversión es mísera, existen casos de atletas, los cuales se mantienen anónimos por respeto a los mismos, que deben optar por abandonar su disciplina deportiva o tomar trabajos de tiempo completo para sostenerse y dejar el deporte en segundo plano. Obviamente los empresarios no tienen la obligación de patrocinar atletas, pero para que hacerlo sea rentable, aún no existen bases ni inversión en campamentos, infraestructura, formación, etc., la cual les corresponde a las autoridades deportivas.

.
.

Leave a Reply