Home > Espectaculos > Benicio del Toro: 50 años de talento y furia

Benicio del Toro: 50 años de talento y furia

Benicio del Toro

Benicio del Toro ha sido ladrón aficionado al juego (Snatch), criminal de acento incomprensible (The Usual Suspects), implacable agente de la ley (Traffic)… un camaleón que ha sabido fajarse de los estereotipos latinos y que llega a los 50 años en la mejor etapa de su carrera. El puertorriqueño estrenará a finales de año Star Wars: Episode VIII – The Last Jedi (los detalles sobre su papel se guardan celosamente bajo llave), y Soldado, continuación de Sicario, la cinta de

Denis Villeneuve nominada a tres Óscar. Sus inicios fueron en la televisión, gracias a papeles en Miami Vice y Drug Wars: The Camarena Story que le llevaron con 21 años a su primer gran reto, el de enemigo de James Bond en Licence to Kill, uno de los filmes más flojos de la franquicia. Aquello no frenó a Del Toro, quien encadenó personajes interesantes en Swimming with Sharks, The Usual Suspects, The Funeral, Basquiat y The Fan, mano a mano con Robert De Niro, que le abrieron la puerta a su primer papel protagonista en Hollywood: Excess Baggage, con Alicia Silverstone.

Después siguieron la alucinógena Fear and Loathing in Las Vegas (1998), junto a Johnny Depp, así como The Way of the Gun (2000), dirigida por el guionista de The Usual Suspects, su amigo Christopher McQuarrie. Carisma, misterio y magnetismo siempre fueron de la mano en el volcánico Del Toro, quien sublimó todos esos elementos en el policía Javier Rodríguez, papel que le deparó el Óscar por Traffic. Esa misma fórmula funcionó de maravilla en títulos posteriores como 21 Grams, Che o Sin City. Nada mal para alguien quien en su juventud tuvo que ocultar las clases de interpretación a las que acudía, ya que su padre prefería que estudiara Ciencias Empresariales. Su madre, Fausta Genoveva, tras ser una enferma crónica durante mucho tiempo, murió a causa de una hepatitis cuando Del Toro apenas tenía 9 años.

“Las interpretaciones que debía hacer para conseguir que se riera, fueron mis primeros intentos de actuación”, aseguraba Benicio del Toro, quien se mudó con su padre a Pensilvania (EE. UU.) a los 12 años. Siguiendo el consejo de su progenitor, se matriculó en Empresariales por la Universidad de California, en San Diego, pero el éxito que tuvo en un curso de arte dramático le hizo cambiar de parecer. La decisión estaba tomada: abandonó los estudios y se matriculó en una escuela de Los Ángeles, dirigida por la especialista Stella Adler. Allí nacía uno de los mayores talentos latinos que ha dado Hollywood, al que le queda cuerda para rato.

.
.

Leave a Reply