Home > Columnas > De los acosadores en los buses (II)

De los acosadores en los buses (II)

opinion
Por: Luis Roberto García Leiva

En una columna anterior, me referí a los acosadores en los buses y después de ver la noticia, del abuso cometido contra una mujer en el Transmetro y que la fémina se atrevió a denunciar a su acosador, aplaudo la decisión de ella por tener ese coraje de hacerlo y reaccionar ante repugnante hecho que lastimosamente hace ver a algunos hombres detrás de un atuendo a un posible agresor y sobre todo que se quede impune. Como lo mencioné anteriormente la palabra acosar significa que una persona hostiga, persigue o molesta a otra, está incurriendo en algún tipo de acoso. El verbo acosar refiere a una acción o una conducta que implica generar una incomodidad o disconformidad en el otro. Mujeres guatemaltecas, me alegran que tengan esa capacidad de denunciar a sus atacantes para atajar este flagelo que ensucia a la sociedad guatemalteca y que las pone a ellas en un papel de agredidas pero por su voz, son escuchadas.

El Ministerio Público, debe seguir con la persecución de los acusados de acoso sexual y juzgar a estos depravados que hoy en día utilizan las redes sociales para hacer caer a sus víctimas, principalmente por estos medios que son utilizados anómalamente. Las mujeres y los niños merecen respeto a sus derechos y deben ser respetados. La justicia debe prevalecer, y se debe brindar todas las herramientas para que sean protegidos de las personas que se dedican a agredir a estos sectores de la sociedad y sobre todo también debe hacerse notar que quizá uno de estos agresores en su inteligencia que utiliza para el mal, no debe permitírseles.

Aunque alguien me dijo, también a estos agresores debe dárseles tratamiento psiquiátrico para que no sigan agrediendo porque si los sacan siguen haciendo de las suyas o debe tenérseles bien vigilados para que no vuelvan a hacer lo mismo y agredir a las mujeres y niños, de inmediato controlarlos para que no sigan haciendo daño a estos sectores de la sociedad guatemalteca. Sigo aplaudiendo a las mujeres que se atreven a denunciar a estos tipos que tanto daño psicológico les hacen, y que son prácticamente violadores del integridad de cada unos de estas,¡Mujeres atrévanse a denunciarlos y no se queden calladas! Porque si no denuncian no tendrán su merecido estos sujetos culpables de tan deslenables actos que los hacen ser seres cobardes. Los guatemaltecos buenos somos más, unámonos para contrarrestar todos estos actos que atentan contra la dignidad de los ciudadanos que trabajan para construir una sociedad mejor y sobre todo con equidad.

Lea también:

De los acosadores en los buses

.
.

Leave a Reply