Home > Columnas > La que se viene
NUEVO

¿Qué tendría qué suceder para que la amable oferta hecha por el presidente Trump a México se hiciera realidad? Entre las muchas situaciones graves que debieran suceder, una de ellas obligaría necesariamente a un incremento exponencial en la de por sí ya bestial violencia que azota al país.

¿Y cuál podría ser el disparador para que la violencia ligada al narcotráfico abriera aún más las puertas del infierno? Cualquier lector amateur de la dinámica narco podría con facilidad suponer lo que tendría que pasar. Los pocos códigos aún existentes tendrían que ser violentados, alguna de las familias reales del narco tendrían que ser tocadas o habría que faltarle el respeto a uno de los viejones del mundo de la maña. 170212 ilustración lo que se viene

Pues precisamente, los últimos dos puntos se acaban de hacer realidad. Los dos hijos de Joaquín Guzmán, así como el último gran líder histórico del cártel de Sinaloa ( Ismael Mayo Zambada) sobrevivieron una emboscada ( o un ataque directo) luego de haber asistido a una reunión convocada por Dámaso López Serrano, alias el Mini Lic). Este muchacho, Mini Lic está vinculado al cártel de Sinaloa por vía paterna pues fue hijo de Dámaso López Núñez Dámaso López Núñez, conocido como El Licenciado.

EL Licenciado trabajó como agente del Ministerio Público de Sinaloa durante la década de 1990 y a finales de 1999 se desempeñó como jefe de seguridad del Centro Federal de Readaptación Social No. 2 de Occidente, mejor conocido como Puente Grande. Luego de escaparse, se vinculó al narco y se transformó en un importante operador.

Fue ejecutado en el año 2016. Este mocoso, Dámaso López-Serrano (el Mini-Lic) pareciera que tiene intenciones de apoderarse del cártel. Solo a un muchacho sin mayor experiencia en el mundo de la mafia, se le puede ocurrir citar a los hijos de Joaquín Guzmán y al Viejón del cártel (Ismael Zambada) para intentar matarlos en una emboscada.

Fueron los hijos de Guzmán quienes por cierto hicieron pública la situación. Otra vez, cualquiera que tenga alguna idea de cómo funcionan las cosas en este mundo sabe que un agravio así no puede dejarse pasar. Hay cientos de miles de personas que viven bajo las reglas de esta subcultura criminal y todas ellas saben que algo así no se perdona tan fácil.

En realidad, los observadores lejanos y cercanos del narco simplemente estaban a la espera de que algo sucediera. Y así fue. Menos de 24 horas después de esto, México volvió a ser espectador de una ejecución mediatizada, en la cual falleciera un narcotraficante de alto nivel. Un helicóptero de la Marina vació toda su carga sobre Juan Francisco Patrón Sánchez, alias el H2, quien era hasta ayer el líder del cártel de Los Beltrán Leyva.

Muchas coincidencias: 1) Hubo suficiente suerte para captar la escena desde un balcón cercano, 2) El video se filtró convenientemente en los medios de comunicación, 3) Parece que al Estado le preocupó muy poco el daño colateral o transformar una zona habitacional en una zona de guerra y, 4) coincidencia ahora la administración de Enrique Peña tiene una fantástica prueba para que el presidente Trump comprenda, que en México a ciertos capos de la droga no se les trata con cari- ño sino se les mata a pesar de hacer de México (un país sin conflicto abierto) una total zona de guerra.

Usted puede ver el video de la operación aquí: https://goo.gl/ubFJL0 Hay tres cosas ciertas. a) Parece que el Estado mexicano sigue matando a los enemigos del cártel de Sinaloa, b) Esto le viene de perlas a Enrique Peña frente a los agravios de Trump, y, c) mientras los gabachos se meten cuanta cosa puedan por la nariz, México sigue poniendo los muertos.

.
.

Leave a Reply

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com