Home > Columnas > Embajador digital
Columnista

Según el Derecho Internacional Público, en la Convención de Viena de 1961, sobre relaciones diplomáticas. El embajador es el jefe de la misión diplomática ante un Estado receptor. Pero parece que la revolución tecnología en la que nos encontramos empieza a forzar cambios de los que ni las relaciones diplomáticas se libran, es por eso que el término embajador tal cual se conoce comenzará a evolucionar.

.

Recientemente Dinamarca ha anunciado que nombrará a un Embajador Digital, ampliando el campo de acción del actual concepto de diplomacia. Ya que tendrá como misión tratar con las grandes firmas de Silicon Valley, como Apple, Google o Microsoft y no con Estados propiamente. Dinamarca parece haber comprendido el futuro de las relaciones internacionales, al nombrar al primer Embajador Digital, para tratar con las grandes firmas tecnológicas, a las que equipara con algunos países por su tamaño e importancia.

“Estas compañías se han convertido en una especie de nuevas naciones, y debemos reaccionar de alguna manera. Son empresas que tienen tanta influencia sobre Dinamarca como países enteros, sus movimientos son seguidos por millones de personas, son influyentes y en muchos sentidos cambian nuestra forma de interactuar con la tecnología y con el resto de la sociedad.”, declaró en una entrevista al diario Politiken el responsable del Ministerio de Exteriores danés, Anders Samuelsen.

En sus declaraciones Samuelsen, también destacó que las tecnológicas son las responsables de grandes transformaciones que cambian rápidamente tanto los mercados laborales como la vida privada de las personas. El objetivo de nombrar a un embajador digital, es responder al desarrollo tecnológico y hacer a este país nórdico más atractivo para las inversiones extranjeras.

Los embajadores que tradicionalmente conocemos, son los máximos representantes de un Estado en otro, para tratar cualquier asunto diplomático de interés para ambos Estados. Por lo tanto, lo que propone Dinamarca tiene sentido, tener un representante, especialista en los temas de tecnología, que estreche las relaciones entre su Estado y estas compañías, en situaciones de interés para su país (por ejemplo, manejo de datos, privacidad, etcétera).

El surgimiento de este nuevo cargo diplomático responde al progresivo cambio en el equilibrio de poder entre Estados y compañías como las que vienen de Silicon Valley, pues el poder económico y social de las empresas digitales, es innegable. Esto abrirá una nueva línea diplomática danesa con los Estados Unidos más allá de Washington, lo cual también puede ser beneficioso, ya que las relaciones entre EE.UU. y Europa se encuentran bajo una tensa calma, por la incertidumbre que genera el gobierno de Donald Trump.

Aún no se sabe quién ocuparía el cargo, ni dónde estaría ubicada la sede de dicha embajada, pero se espera que dentro de un corto plazo esté definido. Dinamarca no va a cerrar sus puertas en sus embajadas tradicionales en el corto plazo.

.
.

Leave a Reply