Home > Vida > Fallece ex-directora de CIRMA

Fallece ex-directora de CIRMA

Por: Rodrigo Arias

Tani-Marilena Adams, antropóloga de origen guatemalteco-estadounidense, quien durante 10 años dirigiera el Centro de Investigaciones Regionales de Mesoamérica, (CIRMA) falleció este lunes, de acuerdo con información del portal web de la institución. Entre sus múltiples logros, Tani Adams, se graduó en 1978 de la Universidad de Texas, donde estudió Antropología y posteriormente, obtuvo una maestría en la Universidad de Chicago.  Se dedicó durante largo tiempo al estudio de la violencia crónica, en Centroamérica  y América Latina y fue fundadora del Centro de Estudios políticos de Greenpeace, en Texas, mismo que presidió.

.

Fungió como directora de CIRMA, desde1996  hasta el año 2006, lapso durante el cual enfocó sus esfuerzos en la creación del Archivo Histórico del Centro y de la exposición ¿Por qué estamos como estamos? Misma que causó gran impacto tanto dentro como fuera del país, como parte de la campaña Nuestra diversidad, es nuestra fuerza, impulsado por el Centro.

La exposición que consiste en una muestra fotográfica y étnica,  en un formato museográfico que recorre la historia y actualidad de las relaciones sociales de los guatemaltecos, y fue instalada originalmente en el Museo del Ferrocarril por la antropóloga, y su colega argentino Claudio Tam Muro,  en el año 2004 y que ha recibido a más de 100 mil visitantes, en su primera edición en Guatemala,  Quetzaltenango (2005) y Cobán (2006).  Adams realizó un informe sobre violencia crónica para caracterizar la crisis de la escalada de la violencia social que afecta actualmente a alrededor de una cuarta parte de la población mundial, y que se basó en un extenso análisis de la literatura.

El escrito argumentó que la violencia crónica: Es provocada y reproducida por múltiples factores, desde la desigualdad social hasta la democratización disyuntiva; se inserta en múltiples espacios sociales, socava las relaciones sociales y provoca comportamientos destructivos que se convierten en normas perversas entre las poblaciones vulnerables, algunas de las cuales pueden transmitirse inter generacionalmente; y obstaculiza y socava la participación pública, la ciudadanía y el apoyo social a la democracia.

La antropóloga consideró que dado que es improbable que estas dinámicas complejas se inviertan en el corto plazo, los responsables de la formulación de políticas deberían: abordar la violencia crónica como una perversa normalidad a largo plazo; Construir enfoques que contemplen sus múltiples causas y efectos sociales destructivos sobre las poblaciones vulnerables; y participar en un esfuerzo sin precedentes de aprendizaje intersectorial e interdisciplinario y desarrollo de políticas para forjar enfoques efectivos de los desafíos destructivos que la violencia crónica representa para las relaciones sociales y la práctica de la ciudadanía y la democracia en muchas partes del mundo. 

.
.

Leave a Reply