Home > Columnas > Agenda educativa: temas prioritarios

Agenda educativa: temas prioritarios

NUEVO

América Latina presenta avances en la cobertura educativa en las últimas dos décadas, pero enfrenta aún grandes desafíos para alcanzar los aprendizajes esperados.  Los estudiantes no están adquiriendo las competencias que requieren para la vida y el mundo laboral, y muchos de ellos no completan su educación sino desertan en el camino. El informe reciente del Diálogo Interamericano, producto del trabajo de la Comisión para la Educación de Calidad para Todos, se realizó con el objetivo de dar a conocer y posicionar en la agenda el problema de la baja calidad de la educación en la región latinoamericana y proponer una agenda para el cambio en las políticas educativas, que despierte el interés y el compromiso de todos los actores relevantes.  Este esfuerzo tiene como objetivo mejorar la calidad educativa e impulsar el desarrollo de habilidades en toda América Latina.

Fiszbein, Director de Educación del Diálogo Interamericano, comentó que el libro busca promover alianzas entre sectores, identificar los progresos realizados en los últimos años y ofrecer una serie de recomendaciones prácticas que sirvan como punto de partida para la transformación educativa que la región tanto necesita. El informe hace notorio que alcanzar el desarrollo con equidad y en democracia requiere que todos y cada uno de los niños latinoamericanos reciban una educación de calidad. Los resultados de las pruebas nacionales e internacionales demuestran que América Latina se está quedando atrás, no solo en comparación con el resto del mundo, sino con respecto a nuestros propios estándares. En una era de creciente globalización y cambio tecnológico acelerado, las brechas educativas representan un desafío vital para las economías y sociedades de la región.

El futuro económico, social y político de la región depende de que nuestras sociedades y gobiernos logren avanzar una agenda ambiciosa de calidad educativa. Mejorar la calidad de la educación representa la diferencia entre estancamiento y desarrollo.  En el informe se proponen reformas en seis áreas que se consideran fundamentales para transformar los sistemas educativos de la región: (1) la educación temprana, (2) la excelencia docente, (3) la evaluación de aprendizajes, (4) las nuevas tecnologías, (5) la relevancia de la educación y (6) el financiamiento sustentable.  Ahora es importante que revisemos para el caso de Guatemala, en dónde nos encontramos en cada una de esas áreas, diseñar una hoja de ruta para avanzar y ejecutar programas y estrategias con persistencia en el tiempo para que den buenos resultados.  La idea es implementar estrategias a largo plazo que trasciendan gobiernos. 

Los recientes resultados de las pruebas nacionales de graduandos nos muestran que sí hubo un avance en lectura de seis puntos a nivel nacional, ¿cómo se explica esto? Una hipótesis es que el programa nacional de lectura que incluía minibibliotecas para todas las aulas de primaria y básicos, acompañado de un tiempo de 30 minutos de lectura personal.   Ahora bien, en matemática la mejora es leve y los precarios resultados denotan que deben desarrollarse estrategias más profundas y que lleguen al aula tanto en centros educativos oficiales como en los privados.  Se recomienda aprovechar la tecnología para tener acceso a recursos disponibles a nivel mundial.  El informe concluye que debemos sumar esfuerzos y no dejar solo al gobierno. ¡Hay  un sentido de urgencia en transformar la educación, de su calidad depende el futuro de miles de niños y jóvenes!

.
.

Leave a Reply