Home > Pulso > Precios del crudo son la gran apuesta de los inversores

Precios del crudo son la gran apuesta de los inversores

Un indicador que mide la relación entre los precios actuales y futuros, y es seguido de cerca en el mercado petrolero, señala que el exceso de suministro podría estar aliviándose, un acontecimiento que ayudaría a impulsar los precios del crudo. Durante más de dos años, la cotización del petróleo para entrega futura ha sido más alta que el precio al contado, una condición del mercado que se conoce como “contango”. Eso ha hecho que sea más rentable almacenar crudo en lugar de venderlo de inmediato, y es una de las razones de la acumulación de suministro que ha afectado al mercado. Ahora, sin embargo, esta relación crucial entre los precios podría estar cambiando. Después de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y grandes productores acordaran en noviembre pasado reducir su producción en 1.8 millones de barriles al día durante los siguientes seis meses, los precios del crudo a corto plazo han repuntado.

LOS PRONÓSTICOS

Bank of America, Merrill Lynch y Goldman Sachs pronostican que, como consecuencia de este pacto, las cotizaciones al contado podrían superar los precios a futuro, tan pronto como en el segundo trimestre de 2017. Esa situación es conocida como “backwardation”, o mercado invertido. La diferencia de precio entre los contratos para entrega a fines de este año y principios del próximo ha estado fluctuando, una señal de que los futuros de vencimiento más cercano podrían entrar en “backwardation” en los próximos meses, según Société Générale Commodities Research

EL ATRACTIVO

El cambio podría ser una buena noticia para los precios del crudo, puesto que aumentaría el atractivo del petróleo para los inversionistas. “Es lo que provoca que los inversionistas o los participantes del mercado asuman una posición alcista”, señala Ebele Kemery, directora de inversión en energía de J.P. Morgan Asset Management. Si la curva del precio del petróleo volviera a un estado de “backwardation”, añade, “esperaría que el mercado se abalance sobre él”. Aunque los precios del petróleo estadounidense se han recuperado de sus mínimos de hace un año, y en las últimas semanas han fluctuado entre US$50 y US$55 por barril, aún se encuentran en cerca de la mitad del nivel que tenían a mediados de 2014.

Este prolongado lapso de cotizaciones relativamente deprimidas coincide con el segundo periodo más largo de “contango” del que se tenga registro, según datos del índice Dow Jones que se remontan a 1987. Solo fue más extenso el periodo entre noviembre de 2008 y octubre de 2011, cuando la demanda se desplomó en medio de la crisis financiera. Incluso si la OPEP llevara a cabo los recortes prometidos, dicen los analistas, hay suficientes razones por las que el exceso de oferta podría no aliviarse tan rápido y la “backwardation” podría ser elusiva o efímera.

Algunos analistas dicen que, esta vez, la “backwardation” podría indicar una ráfaga de actividad especulativa, en lugar de un ajuste en el mercado petrolero. Las menores cotizaciones a futuro, advierten, indican un marcado aumento de operaciones de cobertura por parte de las petroleras estadounidenses, que hacen contratos para vender crudo a fines de 2017 y en 2018, con el fin de asegurar los precios y elevar la producción.

PRECIOS TIENDEN A EQUILIBRIO

No obstante, los fondos de cobertura y otros inversionistas especulativos apuestan a que los precios del petróleo subirán apoyados en la teoría de que la oferta y la demanda entrarán en equilibrio. La semana pasada, las posiciones alcistas netas alcanzaron sus niveles más altos en los 10 años de datos de la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas de EE.UU. Y si los precios futuros del petróleo se abarataran con respecto a los precios a corto plazo, el mercado de futuros podría atraer dinero al ofrecer mayores ganancias en el corto plazo.

Debido a que los fondos tienden a poseer los contratos de vencimiento más próximos, reemplazarlos por los del mes siguiente requiere un pago. En el “contango”, el siguiente futuro es más caro que el actual, lo que genera un costo que reduce las ganancias. En la “backwardation”, esa diferencia se vuelve positiva, lo que impulsa los retornos de los inversionistas de commodities, incluso cuando los precios del petróleo se encuentran relativamente planos. Analistas de Goldman Sachs prevén que se vuelva “un motor cada vez más importante del retorno total” en los commodities, durante los próximos 12 meses. “Sería genial para los inversionistas. Me gustaría verlo, porque es un viento de cola para las posiciones de uno”, asevera John Love, presidente ejecutivo de USCF Investments, que gestiona el U.S. Oil Fund, un fondo que cotiza en bolsa que compra futuros de petróleo con vencimientos cercanos y los cambia por otros que vencen al mes siguiente.

SOBRE EL COMMODITY

Al permitir retornos más fáciles con los futuros del petróleo, el commodity se volvería más atractivo para los inversionistas comparados con apuestas relacionadas, o “proxy”, que apuntan a aumentar la exposición al crudo sin el lastre del “contango”, dicen analistas. Para evitar los costos del “contango”, Nicolas Robin, quien ayuda a administrar US$1,300 millones en commodities en Columbia Threadneedle Investments, tiene exposición a la energía a través de futuros de gasolina y ha comprado contratos de petróleo con vencimientos más lejanos, en los que la diferencia de precio no es tan amplia. El regreso de la “backwardation”, dice, lo llevará a destinar más dinero a futuros de petróleo de corto plazo. “Va a ser más fácil para los inversionistas ganar dinero apostando al alza de los commodities”, asegura.

.
.

Leave a Reply