El Siglo

Guatemala al rescate

Por: Julio Rivera Clavería

La llegada del empresario Donald Trump a la presidencia de los EE. UU. ha provocado un cambio radical en la forma de conducción política de ese país. En muy pocos días a cargo del gobierno, el presidente Donald Trump ha generado en el mundo incertidumbre y desconfianza en la gran mayoría de países con su propuesta de construcción de un muro entre México y los EE. UU., muro que además deben pagar los mexicanos con los productos que exportan a ese país, los cuales de acuerdo con lo que plantea, van a ser gravados con un impuesto del 20% además, complementario a esta medida, el ofrecimiento de expulsar masivamente inmigrantes indocumentados, especialmente de origen latinoamericano, ha producido en América Latina un repudio hacia tal propuesta por parte de algunos países que se han animado a decirlo, otros lo callan pero también lo reprueban y el apoyo a México es muy grande en Latinoamérica.

Veamos el lado positivo de las medidas que está tomando el presidente Trump, nos está obligando a buscar comercios alternos para la colocación de nuestros productos, los empresarios guatemaltecos, deben voltear la vista a la región centroamericana y el Caribe, independientemente de buscar en los mercados más grandes como la Unión Europea o los países asiáticos, nichos de comercialización de productos que pudiéramos vender en esas regiones. Y por otro lado, como el tema de la deportación masiva de migrantes va a ser una realidad y afectará las divisas que estos envían a nuestro país, nos obliga a que el Gobierno central, en época de crisis, invierta en construcción de viviendas, carreteras y su mantenimiento, apoyo a la micro, pequeña y mediana empresa para crear más fuentes de trabajo que permitan absorber a la mayor cantidad de connacionales deportados.

Paralelamente de buscar mercados alternos y tomar medidas inmediatas, a lo interno, tenemos que desarrollar de manera agresiva, una estrategia que permita convencer a empresas extranjeras que se asienten en nuestro territorio, para eso tenemos que brindarles todas las consideraciones necesarias, darles certeza jurídica, seguridad, así como el respaldo tecnológico necesario y acceso a carreteras en buen estado para que puedan movilizar rápidamente sus productos, lo que sin duda les garantizará el retorno de su inversión. En las redes sociales se ha propuesto la idea de rechazar los productos y servicios de origen norteamericano, mi opinión es que las decisiones que está tomando el presidente Trump en lo político, nada tienen que ver con las empresas norteamericanas que producen o prestan un servicio, por lo que no hay que boicotearlos, es mejor que la venta de sus productos y servicios se instalen en nuestro país, lo cual sin lugar a dudas genera más oportunidades de trabajo para nuestros compatriotas.

Con su llegada a la presidencia de los EE. UU., el señor Trump, nos está dando una gran lección a todos los pueblos latinos, en lo comercial nos ha mostrado que no debemos de depender solo de un mercado, aunque sea el más grande del mundo, si no de igual manera, voltear la vista y buscar nuevos mercados en la región latinoamericana y caribeña, así como en los países asiáticos y europeos. En tan pocos días de su presidencia nos ha enseñado la importancia de unirnos políticamente en el hemisferio, y ha despertado la conciencia de sentirnos orgullosos de ser latinos y multirraciales, y que aún con nuestras propias diferencias, al final, somos un mismo pueblo. GUATEMALA NECESITA DE SUS MEJORES HOMBRES Y MUJERES PARA RESCATARLA.

.
.