Home > Editoriales > La credibilidad en las instituciones de justicia

La credibilidad en las instituciones de justicia

editorial

En Guatemala, tres son los organismos que tienen una relación directa con la justicia, el Ministerio Público (MP), por ejemplo,  realiza la labor de investigar y solicitar órdenes de captura, arraigos o solicitar antejuicios, cuando tiene todos los elementos que tienden a probar que alguna o varias personas infringieron la ley. El MP generalmente no actúa de oficio, lo hace cuando existe o se presenta una denuncia. En la actualidad, el MP se fusiona con la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), para trabajar en investigaciones de impacto.

Si bien el MP ha ganado credibilidad en los últimos años, algunos de sus trabajadores, principalmente fiscales, han tenido que responder ante la justicia por diversas faltas, en algunos casos por anomalías en evidencias y otros aspectos. El año pasado fueron capturados varios fiscales y, en lo que va del año, la pretendida depuración no ha sido motivo de nuevas detenciones. El otro ente vinculado con la justicia es la Corte Suprema de Justicia (CSJ), cuya función primordial es analizar las pruebas documentales y de todo tipo que presente el MP, para que los jueces las evalúen, las acepten o rechacen y, en base a eso, determinen si quienes infringen la ley son ligados a proceso, si van a prisión preventiva.

El camino final es liberar a la persona o llevarla a juicio, hasta conseguir una sentencia. Tristemente, en los últimos meses, varios magistrados y jueces han sido motivo de señalamientos por anomalías en favorecer con sus fallos o incurrir en muchas faltas, por no hacer bien su labor imparcial. La imagen de la CSJ no es bien percibida por la población, aún no se confía en los jueces y magistrados que la conforman. Desde luego, hay excepciones, como la del juez Miguel Angel Gálvez y otros que muestran ser incorruptibles y aplican la justicia, apegados a los artículos de ley que conciernen a cada caso.  El otro ente, aunque no le corresponde administrar justicia, tiene que ver con la interpretación de la Constitución de la República en temas de diferentes casos consultados. Nos referimos a la Corte de Constitucionalidad (CC), que es la instancia final de muchas consultas en casos relacionados con las leyes vigentes.

La CC es otro ente que no goza de popularidad general en la población, e incluso hay consultas que tienen que ver con el bienestar de las personas y  poblaciones, y aún no han sido conocidas.  Al final, todo empieza porque quienes eligen a las personas que dirigirán los tres entes ya citados, provienen de partidos políticos en el Congreso, que se apegan más a sus propios intereses que por llevar y lograr aplicar verdaderos filtros de capacidad e idoneidad para tan importantes cargos.

.
.

Leave a Reply