Home > Columnas > Rotundo no a exoneraciones en el IGSS

Rotundo no a exoneraciones en el IGSS

opinion
Por: Pablo García

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, anunció que será publicado este lunes 30 de enero, un acuerdo con el que se eliminarán las multas e intereses a las municipalidades con el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS). Según el Gobierno, esa decisión permitirá que los empleados municipales puedan ser atendidos en el IGSS, dijo Morales, en la clausura de la asamblea de la Asociación Nacional de Municipalidades (Anam), en Antigua Guatemala.

El Presidente Jimmy Morales, valiéndose de su posición de cogestor en el IGSS, busca autorizar y exonerar las multas e intereses que las municipalidades tienen con el IGSS. El servicio del Igss está en trapos de cucaracha, y por ser botín político del gobierno de turno, su mala gestión, administración y servicio son una verdadera amenaza a todos los afiliados de ese servicio. Si no le dan acceso por mora y deuda a las municipalidades, que ellas lleguen a un plan de pagos con el IGSS, ¿o en qué cabeza cabe que los empleados municipales, y sus corporaciones, están por encima de la ley?

Para darles un ejemplo, van y tienen retrasados varios años en el IGSS, la entrega de los carnés de afiliación, casi cuatro años, y eso que mes a mes cobran tanto de los patronos como de los afiliados suficiente dinero para financiar y operar debidamente esa institución. El problema es más complejo de lo que suena, porque tanto las municipalidades como el IGSS, son entidades autónomas, y el presidente Morales no tiene nada que estar haciendo allí. La autonomía del IGSS se la otorga el Decreto 295, en su artículo primero, luego el artículo 2 dice: “Los órganos superiores del Instituto son: a) La Junta Directiva; b) La Gerencia; y, c)El Consejo Técnico.” En ninguna parte de la Ley orgánica del IGSS, explica que el presidente, la PGN o los alcaldes Municipales tienen injerencia o se le puede exonerar de deudas por multas e intereses.

El presidente debe pagar la parte del gobierno central, que son miles de millones, según el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su reporte sobre Guatemala de septiembre 2016, y promover la calidad y el servicio en toda Guatemala, del IGSS. No es legal que exonere las multas e intereses de las municipalidades al IGSS, tampoco lo es moral. Ya que cada uno de los empleados municipales durante todo el tiempo que han estado laborando, gozan de las prestaciones y servicios que tiene el IGSS. Una empresa privada, un afiliado al IGSS no puede recibir exoneraciones, y todo lo contrario, hasta procesos de cobro, administrativos, laborales y penales, con intereses, realiza el IGSS.

Por los afiliados y por los guatemaltecos que requieren de servicios básicos de salud, es necesario cobrar todo lo que se le adeuda al IGSS. No tiene sentido que unos paguen, y paguen multas, y los otros, por ser políticos, y pésimos gestores de los asuntos nacionales y locales, recurran a exoneraciones de pagos. Es necesario que cada municipalidad asuma sus obligaciones, tanto de servicios de electricidad, como de servicios esenciales para la población. Por gastar más de lo que les ingresa, por corrupción y por pésimas gestiones, es que la deuda tanto del Gobierno Central, como de las Municipalidades está como está.

Quien no paga servicios que recibe es un estafador, engañador, y en Guatemala nadie está por encima de la Constitución o sistema de leyes vigente, nuestro país va a salir de la crisis en que el sector político y los funcionarios públicos la han puesto, solo si cada persona, y cada municipio y departamento carga con sus obligaciones y cada funcionario público cumple con las suyas. Ya basta con la discrecionalidad, con la corrupción y con los compadrazgos.

.
.

Leave a Reply