Home > Columnas > La Usac de cara al futuro

La Usac de cara al futuro

NUEVO

La  relación  Universidad, sociedad y Estado, es  dramático en países como  Guatemala en donde carecemos de  un plan de desarrollo nacional que dicte las grandes orientaciones para avanzar de manera adecuada,  en atención de la vida ciudadana. Esta es una de las razones, por las cuales se complica el trabajo de la Universidad  con su entorno ¿Cuál es entonces el camino que se debe escoger? ¿Bajo qué parámetros puede la Universidad dibujar sus estrategias pedagógicas y sociales?  ¿A quién puede interesar que la Universidad rinda cuentas a la sociedad? ¿Quién mide la calidad de la Universidad? ¿Qué tipo de Universidad deberíamos pensar hacia el futuro cercano? ¿Cuál es el tipo ideal de ser humano que se quiere formar? ¿A quién le interesa la Universidad?

La Universidad,  se enfrenta a múltiples desafíos, entre los que  destacan el  de la democratización, el desafío social de los que demandan estudios superiores, el  tecnológico para empujar nuevas estrategias de desarrollo socioeconómico,  de la innovación tecnológica y su impronta en los nuevos procesos de aprendizaje, el desafío de romper con los esquemas tradicionales de la gestión académico-burocrática y  de ofrecer a través de la investigación nuevos conocimientos. En la actual coyuntura de nuestro país marcado por procesos irreversibles de la globalización y mutaciones profundas a nivel mundial, a la Universidad le corresponde una función ineludible por su capacidad investigadora, docente y difusora de los nuevos avances y saberes, y a su vez preguntarse sobre cómo y al servicio de qué fines se utilizan.

La Universidad, se enfrenta a múltiples desafíos, entre los que destacan el de la democratización, el desafío social

Ernest Boyer,  al preguntarse acerca de la misión de la Universidad, hace  esta reflexión: “Nuestro mundo ha sufrido transformaciones inmensas. Se ha convertido en un lugar menos estable y más hacinado. La comunidad humana se hace cada vez más interdependiente y la educación superior debe centrarse con urgencia especial en cuestiones que afectan profundamente el destino de todos: ¿cómo se puede sostener la calidad del medio ambiente?  ¿Puede asegurarse un abastecimiento adecuado de alimento y agua? ¿Cómo pueden distribuirse nuestros limitados recursos naturales para satisfacer las enormes necesidades sociales? ¿Qué nuevas estructuras en el orden mundial deberán edificarse para poder enfrentarse a los desafíos del futuro.

Para contextualizar el planteamiento de fondo hacia una reforma y modernización de la Universidad de San Carlos de Guatemala, consideramos pertinente lo  expresado por  Axel Didriksson en su ponencia   La educación superior en el mundo: nuevos retos y roles emergentes para el desarrollo humano y social : “El gran desafío de las Universidades de América Latina y el Caribe está concentrado en la redefinición de su cobertura social, en alcanzar una mayor equidad, en abatir los rezagos profundos que existen, relacionando estas iniciativas con la reforma y el cambio radical en la oferta de sus contenidos, de sus planes de estudios, de sus carreras, en el modo de hacer la ciencia, en las perspectivas de su quehacer tecnológico y de sus nichos fundamentales, en las prioridades de la orientación de sus recursos y en la pertinencia de su educación, relacionada  con su propia realidad estrujada, irremediablemente desigual y excluyente” .

Leave a Reply

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com