Home > Columnas > Gobierno y creación de riqueza

Gobierno y creación de riqueza

carlos-dumois

Elon Musk es un físico emprendedor sudafricano, más conocido por ser cofundador de PayPal, Tesla Motors, SpaceX, SolarCity, Hyperloop y OpenAl. Su capacidad innovadora y de creación de riqueza es extraordinaria. Dice estar preocupado por las posibilidades de sobrevivencia del género humano. SpaceX es una empresa que explora cómo poder mandar seres humanos a poblar otros planetas que puedan sustentar la vida.

.

Vamos a suponer que Musk y otros tuvieran éxito y lograran enviar al espacio a suficientes personas como para conformar nuevas comunidades. No cabe duda de que pronto esas comunidades se organizarían para poder subsistir. Habría algunos individuos que iniciarían empresas y desarrollarían satisfactores para los nuevos habitantes de esos planetas hoy desconocidos. Otros aprenderían cómo atender las necesidades de salud de la población. Otros más jugarían otros roles necesarios para la comunidad.

“¿Cómo diseñaríamos el gobierno si partiéramos realmente de cero?”

Cabe la pregunta de si los nuevos pobladores estarían dispuestos a pagarle a otros miembros de la comunidad por gobernar sus vidas. En otras palabras, ¿aceptarían los ciudadanos de esas primeras comunidades en el espacio pagar impuestos para que otros dictaran leyes y rigieran sus vidas? Sin duda los empresarios de esas comunidades serían los creadores de riqueza, los generadores de empleos productivos y los productores de satisfactores. ¿Estarían ellos dispuestos a pagarles a otros habitantes para que los gobernaran y les dictaran normas, sin producir riqueza, sin generar empleos productivos y sin desarrollar satisfactores?

Es obvio que en ese escenario imaginario el sistema de gobierno tendría que ser de mínimo costo y ejercido de forma muy transparente por el mínimo número de personas. Y que los roles que jugarían esos primeros gobernantes estarían muy claramente enfocados a garantizar la convivencia, la justicia y las relaciones entre los miembros de la comunidad. Pero sigamos adelante con nuestro ejemplo, y pensemos que transcurren 10 años, 100 años, 1,000 años de vida de esas nuevas poblaciones en los nuevos planetas. ¿Cuánto tardará la clase política para hacerse “merecedores” de privilegios no merecidos, para gozar de beneficios sin correspondencia, para justificar abusos de sus acciones de gobierno? ¿Cuánto demorarán los nuevos políticos para olvidarse de la transparencia, de la justicia, de la austeridad que inicialmente tendrían que guardar?

Tristemente, nuestra realidad nos dice que los empresarios no buscan con ahínco compartir su riqueza como podrían. También nuestra realidad nos hace ver que nuestra clase política hoy es una clase parásita que no solo no produce riqueza, no solo no ayuda a los empresarios a crear riqueza, sino que sirve de estorbo para crearla y muchas veces la destruye. Los empresarios podemos crear más riqueza para todos. Tenemos muchas oportunidades por delante. Los políticos nos entorpecen nuestra labor y consumen buena parte de la riqueza generada.

Nuestra sociedad necesita madurar. Necesitamos saber exigir y saber decidir. Necesitamos saber elegir a nuestros gobernantes y exigirles que cumplan con sus tareas sin estorbar y sin aprovecharse de su posición. Los pueblos de esta tierra, sin necesidad de salir de ella a buscar nuevos derroteros, podemos hacer este planeta más vivible y más justo. Podemos cuidarlo, y no destruirlo sin visión de futuro. Podemos sacar de la pobreza a toda la población. Los políticos deberían dejar de estorbar, es decir, deberían dedicarse realmente a ejercer su función, que es necesaria.

Elon Musk puede seguir emprendiendo ideas extraordinarias. Ojalá también nos ayude a rediseñar nuestros sistemas de gobierno para evitar tantos abusos, tantos atropellos, tantas injusticias. Falta mucho para ir a otros planetas. Este recurso imaginario nos ayuda a captar nuestro deber de buscar formas posibles, realizables, de mejorar nuestro mundo actual. Muchos han pensado en esto, pero nadie ha podido realizarlo. Lo indudable es que no debemos claudicar. Hay que escribir más sobre esto.

.
.

Leave a Reply