Home > Editoriales > Justicia para todos
editorial

Uno de los mayores anhelos de la población guatemalteca es la aplicación de la justicia para todos, de manera equitativa e imparcial. Que no se incline solo a favor de quienes pueden pagar el abogado más caro para su defensa. Que ya no se permita, que ya no se practique el soborno a quienes tienen que ver con la justicia, verbigracia, magistrados, jueces, oficiales, etc., que estén vinculadas a las instituciones u órganos que imparten la justicia. Que se aplique la justicia al más humilde e igualmente a quien tenga más recursos. Históricamente esto no ha pasado en el país, se sabe de casos de soborno a policías, fiscales del MP, a jueces, magistrados y otros.

En la actualidad esto se ha mitigado, con la captura de varios de ellos. Lo sucedido en la audiencia del miércoles recién pasado por la noche, cuando el hermano y el hijo del presidente Jimmy Morales fueron enviados a prisión, sentó un precedente histórico: que la justicia debe ser igual para todos. Muchos pensaron que, por ser el delito de fraude, a los familiares del mandatario les darían una medida sustitutiva, pero no fue así, fueron enviados a prisión preventiva por el caso Botín de Oro. Justicia, según importancia.org, es un concepto muy abstracto que puede ser utilizado para hacer referencia tanto a la justicia humana (aquella compuesta por leyes y normas), como también a la justicia divina, una justicia que no podemos medir empíricamente, pero que se estima toma lugar de manera natural para mantener el equilibrio del mundo.

Usualmente, el uso del término es más común para señalar el primer tipo de justicia mencionado, ya que es el único que el ser humano puede conocer, controlar y utilizar. Podemos describir a la justicia como el conjunto de leyes, regulaciones y normas que ha creado el ser humano para mantener un orden en la sociedad, y asegurar el bienestar común a través del establecimiento de formas de actuar, comportamientos, castigos y sanciones ante delitos, etc. Por otro lado, la justicia también se compone de todas aquellas sanciones y castigos que se establecen para quienes cometan un delito o no respeten las leyes y normas establecidas (por ejemplo al robar, matar, abusar de alguien, etc.).

La importancia de la justicia reside, entonces, justamente en este último detalle: en la posibilidad de organizar a la sociedad de manera más o menos objetiva (aunque es verdad que cada región, país o Estado organiza su propia justicia) y equitativa para todos. La justicia, al ser un conjunto de leyes escritas, supone que todos deberán cumplirlas por igual.

.
.

Leave a Reply