Home > Editoriales > Educación que forme buenos ciudadanos

Educación que forme buenos ciudadanos

editorial

Es difícil en Guatemala obtener una educación de calidad, y no es demeritar a los abnegados maestros que quedan y que se entregan a su labor sin escatimar esfuerzos. La educación empieza desde el hogar, con la formación de valores, estos incluyen el respeto, la honradez y las buenas prácticas. Con estos aspectos, la niñez empieza su recorrido por las escuelas o colegios privados, desde el prekinder.  Así empieza el entorno social, muchas veces, el cual no es el ideal para el aprendizaje, si no es inducido por los maestros que imparten las clases.

.

Más allá del aprendizaje, los maestros deben esforzarse porque desde el primer día de clases se inicie una convivencia pacífica y en armonía, ello sin duda permitirá que el grupo se unifique y aprenda que en los tiempos actuales el trabajo en equipo da buenos resultados. Muchos niños, al segundo día de clases ya no quieren asistir, porque el entorno se vuelve como un bullying inicial, algo que desde el principio debieron atender los maestros.

La escuela no debe ser como un cuartel militar para los educandos, donde no se pueda hablar ni expresarse. Porque se trata de formar niños participativos, y que se involucren desde pequeños en ser parte de un cambio generacional que  sirva para erradicar la pasividad acostumbrada en la educación. El siguiente paso es la enseñanza, esta debe ser comprensible y evaluable, si es posible después de la clase. Los conocimientos deben ser adecuados a la realidad de las comunidades para su desarrollo. Algo que hace falta en el proceso educativo.

Los niños desde la primaria deben ser educados en base al conocimiento, que les sirva posteriormente para hacer producir los recursos que tienen en sus comunidades. Además, el buen maestro es quien descubre el talento de los alumnos y los inspira para desarrollarlos. La educación no debe ser un martirio, como pasa en muchos centros educativos, donde el niño llega a las siete de la mañana y sale a las 14:00 horas. No debe ser un calvario, primero, con cargar una maleta que necesita ruedas para movilizarla con tantos útiles y, segundo, con tener que desvelarse con tantos deberes.

No por tantos deberes o planas aprenderá mejor el educando, sino con recibir las clases que sustentarán un aprendizaje. El maestro debe saber que un niño mal alimentado o con problemas de salud no rendirá como otros, y si en sus posibilidades está, debe dar la alerta a los padres y a donde corresponde. Las autoridades dieron a conocer ayer que apoyarán la seguridad en 90 centros educativos. Aunque la seguridad empieza desde las comunidades, con que los líderes se preocupen que en sus caseríos, aldeas, municipios, o colonias visualicen a los grupos que están al margen de la ley y los denuncien, para tener escuelas y entornos aún más seguros.

.
.

Leave a Reply