Home > Columnas > Bienvenido el tsunami
byron-barrera

Después de denunciarse que un abogado de las Comisiones de Postulación recibió de regalo un apartamento en la zona 14 a cambio de su escogencia en favor de determinados candidatos a magistrados, no queda ninguna duda que este mecanismo debe reemplazarse. Las Comisiones de Postulación, formadas por decanos de las universidades privadas, el Rector de la Universidad de San Carlos y representantes del Colegio de Abogados, hacen la selección de candidatos y envían una lista al Congreso de la República. Todo esto, en medio de un concierto de negocios y transas. El Colegio de Abogados y Notarios, ya se sabe, está en el centro de una gran red de influencias en el Estado, que incide en más corrupción. Como premio esa entidad recibe 8 millones de quetzales del Presupuesto General de  Gastos de la Nación; es decir, de nuestros impuestos. Una de las presas de captura son estas comisiones.

.

“El CANG ya se sabe, está en el centro de una gran red de influencias en el Estado, que incide en más corrupción.”

Cuando se eligió la última magistratura se supo. Los magistrados responderían, en adelante, a intereses espurios. Hoy, la denuncia confirma que se perdió la garantía de la independencia judicial, en la cual se basa todo el sistema de justicia. Muchos sectores y abogados decentes lo advirtieron, pero la elección fue avalada por los magistrados de la Corte de Constitucionalidad Roberto Molina Barreto, Alejandro Maldonado Aguirre y Héctor Pérez Aguilera. Pero es importante subrayar la posición asumida por dos magistrados: Gloria Porras y Juan Carlos Medina Salas, quienes razonaron su voto argumentando que la escogencia de los candidatos nominadosno se hizo con base en los méritos de capacidad, idoneidad y honradez, ni tampoco hubo una evaluación objetiva, clara y tangible.

No se consideró que aunque un profesional tuviera 20 años de haberse graduado pudo no haber ejercido nunca la abogacía, o bien que aunque la haya ejercido; tampoco se ponderó la calidad del ejercicio profesional o la capacidad demostrada. Además, en un verdadero concurso se debió haber evaluado si un aspirante externo estaba en mejores condiciones de capacidad e idoneidadque un aspirante interno. Con todos estos vicios derivados de una sesgada aplicación de la tabla de gradación, fueron electos 15 magistrados, mientras por otro lado, 7 magistrados fueron electos mediante el mecanismo: “tú me eliges, yo te elijo”.En ese tiempo dijimos: Consumada esta obra tragicómica llamada Comisiones de Postulación, muchos corruptos podrán dormir tranquilos hasta que el sistema de elección pase al Poder Judicial y se introduzca el sorteo.Si aún así los diputados no  aprueban las reformas constitucionales, tal como están redactadas y consensuadas, le darán el tiro de gracia a toda la administración de justicia. No solo seguiremos sin una justicia imparcial, sino que la independencia de poderes seguirá siendo una pieza decorativa de nuestro régimen político. El Congreso tiene ahora dos brasas en las manos: las reformas y los antejuicios. Sin decisiones congruentes el mismo Legislativo podría ser arrastrado a una crisis mayor.

.
.

Leave a Reply