Home > Vida > El Cristo Negro de Esquipulas es venerado desde hace 422 años

El Cristo Negro de Esquipulas es venerado desde hace 422 años

El Cristo Negro de Esquipulas
Por: Rafael E. Flores López

El Cristo Negro de EsquipulasHe venido de tierras lejanas a adorar al Señor de Esquipula  cuando escucho sonar las campanas de su templo que son tan rechulas toda mi alma se llena de gozo y con fe me arrodillo a rezar…”  Así empieza la hermosa canción que el maestro José Ernesto Monzón le dedicara a la Milagrosa Imagen del Señor de Esquipulas, bella talla en madera que data del año 1594, burilada por el escultor portugués Quirio Cataño, radicado en esos tiempos en la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala. El contrato original, por medio del cual se encargó la obra, se conservó durante mucho tiempo en la Parroquia de Quezaltepeque, hasta que fray Andrés de las Navas, obispo de Guatemala ordenó que se hiciera una copia del mismo debido a su deterioro.

El texto del contrato decía: En la Ciudad de Santiago de Guatemala, a los veintinueve días del mes de agosto del año mil quinientos noventa y cuatro, Cristóbal de Morales, Provisor de este Obispado, concertó con Quirio Cataño, oficial de escultor, que haga para el Pueblo de Esquipulas un Crucifijo de vara y media, muy bien acabado y perfeccionado, que lo debe dar acabado el día de San Francisco, primero que viene, y se han de dar por él cien tostones de cuatro reales de plata cada uno; y para en cuenta de los dichos cien tostones confesó haber recibido adelantados cincuenta tostones de los cuales recibió realmente y él se obligó a cumplirlo, y para ello obligó su persona y bienes y lo firmó de su nombre y el dicho Provisor. –Cristóbal de Morales – Quirio Cataño.

ORIGEN DE LA  PEREGRINACIÓN

Según la tradición oral, los habitantes de Esquipulas viajaron a la ciudad de Santiago de Guatemala para recoger la imagen en la fecha estimada y durante el viaje de regreso aquellos que la veían por el camino se quedaban admirados por su belleza y solicitaban que permaneciera con ellos al menos una noche, y de esta manera se originó la tradición del peregrinaje para venerar dicha imagen. Finalmente, la imagen llegó a Esquipulas el 9 de marzo de 1595. La tradición contaba también que Quirio Cataño había utilizado madera oscura para esculpir la imagen, de modo que se pareciese más a la piel de los habitantes de Esquipulas, descendientes del pueblo Chortí; sin embargo, durante su restauración se descubrió que había sido originalmente acabada con un tono claro, y que los años de exposición al humo de veladoras y las manos de millones de fieles le proporcionaron su característico tono oscuro. La primera se efectuó de octubre a marzo de 1595 y el primer peregrino fue el Cristo Negro, cuando salió del taller del escultor Quirio Cataño, en Santiago de Guatemala.

El Cristo Negro de Esquipulas

IMPORTANCIA Y DIFUSIÓN DE LA DEVOCIÓN

La principal causa de la importancia y difusión de la devoción al Cristo Negro de Esquipulas radica en su ubicación geográfica. Está enclavado en los límites geográficos de tres países: Guatemala, El Salvador y Honduras (conocido como el Trifinio). La expansión  de la devoción se debe a un fraile franciscano, fray Antonio Martínez de Jesús, que viaja desde Costa Rica hasta Nuevo México y hace escala en Esquipulas. Se hace muy devoto de la imagen y, esa devoción la distribuye en Chiapas, Oaxaca y el norte de México, siguiendo las principales rutas comerciales. Al fundar un convento franciscano en la ciudad mexicana de Santiago de Querétaro, dona una réplica del Cristo Negro donde se le venera en la actualidad y se rinde culto el domingo de carnaval de cada año, siendo una festividad que reúne a la comunidad de danzantes concheros de toda la República. Existe otro Cristo en una comunidad conocida como Aldama, un poblado que se encuentra en la ciudad de Irapuato, Guanajuato, y el cual es venerado el día 15 de enero y se le hace una fiesta en su honor y tiene muchos fieles, ya que se dice que ha cumplido varios milagros.

SU TEMPLO

La Basílica de Esquipulas  es un templo de estilo barroco. Es el templo católico más grande de Centroamérica y el Sur de México; y el único en América con cuatro torres de campanario; lo que lo convierte en un templo extraordinario. Tiene estatus de Catedral, Basílica menor y santuario católico.  Considerado el principal recinto católico de Centroamérica y uno de los más visitados en el mundo, anualmente recibe unos cuatro millones y medio de peregrinos, de quienes cerca de 1 millón 500 mil lo hacen en los días cercanos al 15 de enero, día en que se conmemora al Señor de Esquipulas y otros lo hacen el día 9 de marzo día que se festeja la llegada de la imagen a la ciudad de Esquipulas, hecho sucedido el jueves 9 de marzo de 1595.

En el año de 1956 el papa Pío XII erigió la Prelatura Nullius del Santo Cristo de Esquipulas, constituida por el municipio de Esquipulas y con el Santuario de Esquipulas como sede Catedralicia y el Señor Arzobispo de Guatemala, Monseñor Mariano Rossel Arellano fue nombrado Primer Prelado de Esquipulas. En 1961 monseñor Rossell dirigió una petición al Santo Papa Juan XXIII, solicitando la elevación del Santuario de Esquipulas a la Dignidad de Basílica Menor. El papa Juan XXIII con base en aspectos religiosos, culturales e históricos elevó el Santuario de Esquipulas al rango de Basílica Menor. La Basílica de Esquipulas fue visitada por Su Santidad Juan Pablo II el 6 de febrero de 1996 en ocasión de su II Viaje Apostólico a Guatemala. En dicha ocasión la motivación era la celebración de los 400 años de veneración de la Consagrada Imagen del Santo Cristo de Esquipulas.

El Cristo Negro de Esquipulas

PEREGRINACIÓN

En las primeras décadas del siglo XVIII se hace referencia al Señor de Esquipulas como la imagen de mayor aclamación y su romería la más famosa. En cualquier época del año llegan al santuario, como en la actualidad, fieles que también provenían de México y Centroamérica.

Las romerías en el pasado, que se hacían a pie desde el lugar de origen de los fieles, podían prolongarse de 15 días hasta un mes. En la actualidad, quienes hacen la peregrinación a pie desde la ciudad capital hasta Esquipulas  recorren un promedio de 40 km diarios. Hay un punto de reunión en Palencia, donde sale un grupo muy grande de personas. Otros, por ejemplo, vienen de Jalpatagua, Jutiapa, a caballo.

.
.

Leave a Reply