Home > Pulso > Ven la necesidad de invertir en la educación básica en todo el país

Ven la necesidad de invertir en la educación básica en todo el país

Educación básica
Por: Pablo García

Los nicaragüenses acudirán en el próximo domingo a las urnas, donde votarán para elegir un gobierno que afiance el crecimiento económico y sortee las sanciones financieras promovidas en Estados Unidos, que buscan impedir desembolsos a Nicaragua si no brinda espacios a la democracia y que mejore las condiciones de vida en el país.

Por los índices de población niña y adolescente, Guatemala requiere mejorar su alcance y calidad de la educación básica. Para ello, le consultamos a María del Carmen Aceña, analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), y ella nos recomendó un programa de becas o transferencias condicionadas.

“La ausencia de un reciente censo de población dificulta la capacidad de elaborar estrategias por parte del Ministerio de Educación (Mineduc), debido a que dificulta la demanda real por la educación. Ante ello, la clave está en utilizar otras fuentes de información, para poder diagnosticar mejor el problema y elaborar una estrategia acorde”, explicó Bismark Pineda, también del CIEN.

De acuerdo a los datos estadísticos del Mineduc, en los últimos ocho años la cobertura educativa ha decaído, desde su cúspide en 2009, a niveles educativos y de cobertura de hace 15 años. El CIEN opina que el problema se debe en parte a que las proyecciones de población, pueden estar subestimadas por caídas en los patrones de crecimiento demográfico. El uso de proyecciones no es ideal para elaborar estrategias de ampliación de cobertura. “Ante la ausencia de información censal precisa y reciente, las encuestas de hogares proveen información relevante para la macro planificación,” agregó Pineda.

El CIEN propone que se implemente una estrategia de ampliación de cobertura de primaria, basada en: Focalización territorial; Elaborar estrategias que involucren la participación de instituciones y actores en las áreas de educación; Potencializar la capacidad de la micro-planificación del Mineduc;  Proveer de educación extraescolar a los jóvenes mayores de 12 años, sin tener la primaria completada; Integralidad de la estrategia: no se deben ver sus componentes de
forma aislada.

Y, por último, Aceña indicó que debe encontrarse y fomentarse la evaluación de los programas y maestros para mejorar la calidad de la educación que reciben los niños y adolescentes. No es solo que lleguen a clases, sino que realmente
aprendan bien.

¿EN QUÉ CONSISTE UN PROGRAMA ASÍ?

Pues un programa de becas o transferencias condicionadas, manejado debidamente por el Ministerio de Educación, incide en alcanzar a la mayor cantidad de niños y jóvenes, y lograr que ellos aprendan y se gradúen. El análisis de los datos de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi) demuestra que el 91.3% de los niños de entre 7 y 12 años, que se encuentran fuera de la escuela, pertenecen a un hogar en pobreza.

Ello implica que el programa de becas o transferencias condicionadas debe ser el programa principal para el aumento de cobertura, siempre acompañado de una estrategia de comunicación. De hecho, el monto total estimado para la meta y la brecha es menor que la cantidad de niños fuera de la escuela en pobreza y pobreza extrema, lo cual justifica la necesidad que este programa sea la parte medular de la estrategia.

A fin de aprovechar los esfuerzos que ya se están realizado y los recursos existentes, el CIEN sugiere que el programa de becas sea una extensión del programa de trasferencias monetarias  condicionadas, es decir, que los hogares con niños que ingresen al sistema educativo, en el marco de esta estrategia, reciban la transferencia condicionada de Q150 mensuales por niño (que tradicionalmente es de 6 a 15 años, pero en este caso se puede circunscribir a niños entre 7 a 12 años) con la corresponsabilidad de que el niño se inscriba y asista constantemente a la escuela primaria.

Esto puede ocasionar que el programa deba expandir su cobertura a ámbitos geográficos en los cuales actualmente no lo tiene, pero siempre garantizando que los hogares receptores sean pobres o pobres extremos, y tratando de no incentivar a los padres de familia a buscar vivir de las transferencias condicionadas.

REDUCCIÓN DEL RIESGO DE ABANDONO 

Si bien esta estrategia se basa en incorporar al sistema educativo a la niñez fuera de la escuela, el CIEN es del criterio que es importante que se implementen estrategias para mejorar la eficiencia interna educativa, reduciendo el abandono escolar. Se tendrá muy poco efecto en la medida que se incorporen niños al sistema educativo, pero que al poco tiempo lo abandonen. En sentido de mejorar la eficiencia interna, debe ser también un componente de expansión/mantenimiento de cobertura educativa.

COSTO DE LA ESTRATEGIA

La principal intervención para el aumento de cobertura es el programa de  ecas/transferencias condicionadas. Sin embargo, en el incremento en la inversión pública educativa derivada de las metas de cobertura no se circunscribe únicamente por el monto de las transferencias a otorgar. A los  nuevos estudiantes se les debe de otorgar de programas de apoyo, materiales educativos, útiles escolares y asignar al establecimiento un monto mayo por la gratuidad.

Tomando en cuenta lo anterior, la inversión estimada adicional que  se requiere para lograr la meta es de Q.180.5 millones, lo que implica atraer 83,587 nuevos estudiantes de 7 a 12 años al sistema educativo, en los departamentos focalizados. Si se logrará atraer al sistema a la totalidad de la brecha en esos departamentos, eso implicaría según el cálculo del Cien, una inversión adicional de Q.251.3 millones, lo que implica atraer a 116,392 nuevos estudiantes al sistema.

RECOMENDACIONES DEL CIEN

Indica el Cien, que el utilizar esta estrategia como un elemento base para la aplicación de cobertura. Adicionalmente, se sugiere comunicar los datos de matrícula de forma conjunta con los datos de nacimientos para evidenciar el patrón demográfico. Mientras que Guatemala no cuente con un censo de población, y el Ministerio de Economía con la Secretaría de Planificación, tienen la obligación de realizar uno en 2017, el Mineduc, seguirá teniendo  dificultades en estimar adecuadamente la cobertura educativa y se generará un sentimiento negativo de que se ha retrocedido en la cobertura, que supuestamente ya había mejorado ocho años atrás en 2009.

Es cierto que las proyecciones de población realizadas a partir del censo de 2002 son la fuente oficial para el cálculo de indicadores y se debe cwontinuar con esa costumbre. Sin embargo, ello no implica que se pueda determinar también a otras fuentes de información, especialmente a lo interno del MINEDUC, para que sirvan como base para la planificación educativa.  El Cien, recomienda no descuidar los esfuerzos para ampliar lacobertura de preprimaria, los cuales deben ser redoblados.

.
.

Leave a Reply