Home > Columnas > Alta y Baja Verapaz: tanta pobreza, tanta riqueza

Alta y Baja Verapaz: tanta pobreza, tanta riqueza

juan-rodriguez

Les comparto un interesante artículo sobre las diferencias que pueden existir en el área de las Verapaces, escrito por José Pablo Rodríguez: “Alta y Baja Verapaz, tierras de contraste. Estos departamentos tienen muchos increíbles atractivos turísticos pero es triste ver cómo al costado de estos increíbles lugares hay aldeas en condiciones lamentables. Recientemente, tuve la oportunidad de visitarlos, y reflexioné sobre algunos cambios para que en este 2017 la situación mejore”.

En los primeros días de mi viaje me pude dar cuenta de algo: la pobreza contrastaba totalmente con los increíbles atractivos naturales del lugar. Viajar por esas carreteras significaba ver paisajes de revista con gran biodiversidad; sin embargo, era desagradable ir sentado en el carro con las pésimas condiciones del camino y ver cómo grandes porciones de montañas vírgenes se deforestan para varios proyectos agrícolas insostenibles. Un camino que normalmente se podría hacer en 2.5 horas termina siendo de 5.

En los últimos años se han hecho esfuerzos, de entidades privadas y gubernamentales, para preservar la gran variedad de especies (entre ellas está el Quetzal, el cual está en peligro de extinción). Por parte del gobierno, existe la reserva natural Biotopo del Quetzal. Asimismo, existen reservas naturales privadas como el complejo los Ranchitos del Quetzal. Ambas existen desde la década de los 70´s. En este sentido, se hizo una alianza Pública-Privada llamada el Corredor del Bosque Nuboso para preservar el hábitat del ave pero no ha sido del todo exitoso: no hay una cultura de conservación por parte de empresas y hoteles.

Resulta difícil creer que en nuestro himno deseemos que el Quetzal Remonte su vuelo más que el Cóndor y el Águila Real pero que México se preocupe más por preservarlo por medio de crianza en cautiverio. Realmente, el mismo es más conocido por estar en nuestro escudo; además, ha pasado a ser una figura legendaria más conocida por haber sacado el color rojo de su pecho por la sangre de Tecún Umán.

En las escuelas es más común que se cuente esta leyenda a que se explique cómo preservar su hábitat. Afortunadamente, ya hay modernos proyectos de conservación del mismo. La empresa hidroeléctrica RENACE está creando un área protegida junto a un proyecto de crianza en cautiverio. No es mero capricho el querer proteger al ave pues se puede promover más ecoturismo que brinde desarrollo socioeconómico a las Verapaces. Personalmente, yo logré ver al Quetzal y nunca había visto a un animal tan magnífico e imponente.

Es momento de dejar de ver al Quetzal como un símbolo patrio sin siquiera promover su conservación. Es tiempo de darse cuenta que la solución a la pobreza de las Verapaces no está en destruir su hermosa riqueza natural sino en implementar ecoturismo de belleza incomparable. Está en nuestras manos lograr que este 15 de septiembre venidero el quetzal En sus alas levante al cielo, Guatemala, tu nombre inmortal.

Leave a Reply

Once + seis =

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com