Home > Pulso > Inflación en la eurozona coloca en difícil posición al BCE

Inflación en la eurozona coloca en difícil posición al BCE

Inflación de la eurozona

Reporte  Mantendrá su política monetaria hasta apreciar un ajuste sostenido en la inflación

La calificadora de riesgos Standard & Poor´s, en su reporte de diciembre, indica que debido al fuerte repunte de la inflación en la eurozona, el Banco Central Europeo (BCE) está en una “situación difícil”, pero mantendrá su política monetaria hasta apreciar un ajuste sostenido en la inflación subyacente, esto excluye el impacto de la volatilidad de la energía y los alimentos frescos, algo que podría ocurrir hasta antes del 2018.La difícil posición en la que se encuentra el BCE es debido a que debe soportar la presión desde Alemania para subir los tipos de interés, mientras, al mismo tiempo debe tranquilizar al mercado sobre la retirada de estímulos que pueden endurecer las condiciones de financiamiento.

S&P considera, según sus analistas, que la política monetaria muy acomodaticia del BCE ha contribuido a limitar el alza de los intereses a largo plazo, logrando con esto proteger a la eurozona de un excesivo endurecimientode las condiciones crediticias, por lo que confían en la entidad presidida por Mario Draghi mantendrá en los próximos meses una postura pesimista, partidaria de continuar con los estímulos y medidas no convencionales, hasta constatarun ajuste sostenido de la inflación,  algo que no sucederá hasta antes del 2018.

REGISTRARON UN ALZA

En cuanto a la evolución de los precios en la zona, que en el mes de diciembre registraron un alza del 1.1% interanual (la mayor tasa de inflación desde el año 2013, S&P prevé una subida del 1.5% en el primer trimestre del 2013, aunque considera improbable que la inflación supere significativamente el 1%. En el caso de Alemania, donde los precios aumentaron un 1.7% en diciembre, la calificadora indica que la subida es más generalizada, con alzas más allá de la energía, gracias en gran medida a la fortaleza del mercado laboral, cuya tasa de desempleo ha caído al 4.1%, siendo este su mínimo desde el año 1990, mientras que otras economías de la región del euro en el mercado laboral tiene aún efectos deflacionistas.

Aparte de la energía, S&P señala el fuerte impacto sobre los precios en Europa del avance del dólar, impulsado por las expectativas de un mayor crecimiento de la economía estadounidense y subidas de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal. En este sentido, S&P considera que, manteniendo un ritmo de crecimiento moderado similar al actual, Estados Unidos subirá los tipo de interés al menos en dos ocasiones en este año y otras tres en el 2018, con la posibilidad de que en caso que el crecimiento sea mayor del esperado los responsables de la política monetaria aceleren la subida de las tasas de interés.

.
.

Leave a Reply