El Siglo

Las razones del “Gasolinazo” en México

Crisis  El Grupo Gasolinero G500, que agrupa a 1,800, anunció que cerrará 400

E l “gasolinazo” ha originado cortes de rutas, movilizaciones, toma de gasolineras y saqueos en tiendas, van más de 1,500 arrestos, cientos de heridos y seis muertos. Más de veinte mil comercios cerraron por miedo a saqueos por más de 1,170 saqueos reportados. Claro, lascifras cambian conforme avanza la crisis. El “Gasolinazo” lo anunció el Gobierno Central un par de días después de Navidad, y entró en vigor el 1 de enero y cada día, genera más protestas y descontento en la población. Es el mayor incremento en el precio a los combustibles en México en casi 20 años, de hasta un 20.1% en las gasolinas y un 16.5% en el diésel, sacudió el inicio de año en el país: ha habido cortes de rutas, movilizaciones, toma de gasolineras y saqueos en tiendas. El Grupo Gasolinero G500, que agrupa a 1,800 estaciones de servicio, anunció que cerrará 400 de ellas que han sufrido actos de vandalismo o amenazas, y la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) solicitó ayuda para desbloquear los accesosa terminales de almacenamiento y distribución de combustible.

LAS CONSECUENCIAS

En sus primeras declaraciones desde el anuncio del aumento, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró el pasado miércoles al retornar de sus vacaciones que comprende el “enojo y la molestia” de la población pero que “de no haberse tomado sería aún más doloroso los efectosy las consecuencias”. “El ajuste en el precio de la gasolina no es resultado ni de la Reforma Energética, ni de la Reforma Hacendaria, ni se debe tampoco a un incremento en los impuestos”, aclaró. La población entendió lo contrario, en el pasado había dicho, o así pareció entenderlo la mayoría de la población, que gracias a las reformas bajarían los precios.

Fue una promesa de campaña en 2012, del ahora Presidente Peña Nieto, lo repitió al año siguiente, lo aseguró en 2015 y lo volvió a decir el año pasado: en México bajaría el precio al combustible, no había más “gasolinazos”, la energía sería más barata. Esas declaraciones de Peña Nieto han sido recordadas en los últimos días. El aumento dejó al Gobierno en una posición incómoda y manchó en ciertos sectores la credibilidad de la Reforma Energética: una de las banderas del mandatario aprobada en diciembre de 2013, que abrió al libre mercado la explotación de hidrocarburos y electricidad, y generó la expectativa concreta de menores precios de los combustibles. La reforma puso fin al monopolio de la gasolina en manos de Pemex. A partir de 2017, podrá haber gasolineras de otras compañías y en 2018 se liberará la importación de combustibles.

NO HAY CLARIDAD

 La gasolina más consumida por los mexicanos incrementó su precio un 48% durante el actual Gobierno y los analistas consideran que no se le puede achacar a la Reforma Energética como tal el incremento en el precio. Luis Miguel Labardini, analista del sector energético de la consultora Marcos & Asociados, explica que “Creo que hay una confusión. Desafortunadamente creo que el Gobierno propició esa confusión porque se habló de que bajarían ciertos precios pero no se habló de la gasolina. Desde el principio el plan era liberar el precio de la gasolina”. Alejandro Schtulmann, presidente de la consultora Emerging Markets Political Risk Analysis, Empra, es del criterio que “La promesa fue algo innecesario, fue algo que no deberían haber hecho”. Schtulmann agregó que el Gobierno debería disculparse “por haber proyectado la idea de que los precios de los combustibles iban a bajar”. “Creo que ahí está el gran error del presidente”. “Esto ayuda a los críticos del presidente a ponerle toda la culpa a la Reforma Energética aun cuando realmente no es un problema de la reforma”, terminó.

ANTESALA PARA LIBERAR EL MERCADO

El incremento era necesario porque luego se hará laliberalización de la distribución y venta de los combustibles en el marco de la reforma, prevista para 2018 pero que el gobierno decidió adelantar. Desde el 1 de enero existen 90 tarifas distintas en el país que se mantendrán fijas hasta que el 18 de febrero, los precios comiencen a ajustarse de forma diaria y se inicie el proceso de liberalización en 5 fasesque se extenderá durante todo el año. Los cambios iniciarán en marzo en los estados norteños de Baja California y Sonora, y terminará en diciembre en los tres de la Penínsulade Yucatán. Para ese entonces se espera que la oferta y demandadetermine los precios en todo el país y que hayan surgido otras empresas además de Pemex. Liberar el mercado es lo que buscan.

El gobierno central, defendió que la subida a precios se debió a las circunstancias del mercado y no a la Reforma Energética. El titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade, indicó que “El haber mantenido los precios bajos hubiera significado más impuestos o más deuda, o recortes de gastos públicos importantes en servicios esenciales”. Agregó Meade que, “Es una medida responsable, difícil, que nos hubiera gustado no tener que tomar”, pero “cuidafinanzas públicas” y “busca estabilidad”.

 Los subsidios que el Gobierno tiene para mantener el precio de la gasolina leha costado al contribuyente más de 1.1 mil millones de pesos, aproximadamente, $53 mil millones, entre 2006 y 2014. El 36% del costo de un litro de combustible corresponde a impuestos que van al fisco por locual es una fuente importante de ingresos para las arcas públicas. Estos funcionarios públicos hacen hincapié en que el incremento de precios a las gasolinas el año pasado en el mundo fue de 24.5% mientras que en México fueaproximadamente un 3%. A ello le suman que el país es el cuarto mayor consumidor por persona de combustible, con 190 millones de litros al día en una población de 120 millones.Debido a este elevado consumo y a los bajos salarios,los mexicanos —junto a los sudafricanos— sonlos que más porcentaje de su ingreso anual (3.5%) destinan al gasto en combustibles, en una compilación de 59 países que realiza la agencia financiera Bloomberg, en Estados Unidos.

.
.