Home > Columnas > Vamos a caminar

El poeta Antonio Machado escribió: “Caminante son tus huellas el camino y nada más, caminante no hay camino, se hace camino al andar”, versos adecuados para meditar al inicio del año. Esta es una invitación a forjar día a día nuestro propio destino eligiendo los caminos que hemos de andar y que quedarán marcados por las huellas que dejen los pasos que nos atrevamos a dar. Estos caminos que recorremos son los que van construyendo nuestra vida, el andar y el vivir son nuestra responsabilidad y de nadie más; el tiempo transcurre, vamos quemando etapas, venciendo obstáculos, alcanzando metas y haciendo realidad nuestros sueños, todo esto contribuye a ampliar nuestro conocimiento y aprendizaje y va haciendo más fructífero, significativo y maravilloso el trayecto que nos hemos marcado.

.

Las huellas que vamos dejando y que se convierten en nuestro recorrido impactan a las personas a nuestro alrededor: familia, amigos, compañeros de trabajo y todos aquellos cuyo camino se cruza con el nuestro, se ven impactados por las huellas que vamos dejando al andar. Lo más difícil es decidirse a dar el primer paso pero al hacerlo los siguientes se dan con más facilidad, vamos adquiriendo confianza y aprendemos a disfrutar las veredas por las que transitamos; dejamos atrás dudas y soluciones, alegrías y tristezas, tropiezos y triunfos, porque para caminar y avanzar hay que ver siempre hacia adelante, sin menospreciar ni olvidar que todo lo vivido nos ha llevado al lugar en el que nos encontramos hoy, nada debe entorpecer nuestro avance, no podemos permitir que las pasadas alegrías nos aten al pasado ni debemos consentir que los sufrimientos sean un lastre que nos impida progresar.

Estoy de acuerdo con quienes dicen que no es importante donde se empieza ni donde se termina, lo realmente importante es disfrutar del trayecto que nos lleva del punto inicial al punto final. La vida continúa, empezamos una etapa más, preparados para trazar nuevas sendas, con el rumbo fijo y listos para continuar viviendo, avanzando con paso seguro porque ni detenerse ni retroceder son opciones, hay que caminar, hasta que nuestra vida se desvanezca hasta desaparecer, como sucede con las estelas en la mar.

.
.

Leave a Reply