Home > Vida > ¿Es posible prepararnos para cumplir nuestras metas de Año Nuevo?

¿Es posible prepararnos para cumplir nuestras metas de Año Nuevo?

Nuestra metas de año nuevo
Dr: Oscar R. Quintero M.

Metas El camino para cumplir nuestros sueños y propósitos en este nuevo año

Como una película que hemos visto varias veces o un libro del que hemos escuchado maravillas y que cuando la volvemos a ver o decidimos leer nos entusiasma brevemente, pero no nos impulsa a terminarlo; el tema de los propósitos de Año Nuevo, puede habernos acompañado desde que tenemos consciencia y sin duda, nos permite recordar especialmente algunos “propósitos” u objetivos que no cumplimos y que también puede ser que hayamos querido realizar durante varios años sin éxito; porque quizá no parecían tan valiosos o en realidad, no les pusimos la atención adecuada, sabiendo que nos frustrarían por escapar anticipadamente de nuestros esfuerzos.

Nuestra metas de año nuevo

¿Quién de nosotros no se ha hecho propósitos de Año Nuevo?

Dejar de fumar, ya no volver a rogarle a esa persona que nos rompió el corazón, realmente dedicarnos a cultivar el cuerpo para poder lucir mejor, no volver a gastar más de los que tenemos, no comerme las uñas, “ser mejor persona”, no volver a excedernos en comer, realmente; esta vez sí cuidar la dieta al pie de la letra, no volver a llegar tarde, perseverar en nuestros actos piadosos, donar regularmente dinero a la caridad o a obras benéficas, ahorrar para hacer el viaje que siempre hemos soñado, dejar las drogas o el abuso de fármacos (¿por qué no hemos de decirlo?) y quizá otras dependencias modernas (cibernéticas en esencia), conquistar a la pareja imposible, estudiar lo suficiente como para no estar pasando penas al final del periodo de estudios, terminar la tesis, cerrar la maestría, iniciar un doctorado, no volver a dejar de hacerle servicio a tiempo al carro o a la moto… dejar de beber, no arriesgar nuestra salud en actos inadecuados o de peligro para mi integridad, no incurrir en actos peligrosos, manejar prudentemente, no pelear en la calle por el tráfico y cien mil otros etcéteras, son algunos de los “propósitos”, que probablemente hemos vuelto retos por cumplir en la vida.

Re iniciando… ¡y aquí vamos! Capítulo 1 de la nueva vida (¿es que se puede iniciar una “nueva vida” de forma total o completa?)

Se dice frecuentemente, que cada día es un renacer y que en realidad significa lo mismo que una vida; si lo queremos conceptuar así, por supuesto que como un ciclo más en el universo conocido por cada quien, el final de un año, representa lógicamente una oportunidad; la apertura de una nueva puerta o encontrar un nuevo camino.

Y considero que no está mal la comparación, pues muchas personas al quedarse dormidos, podrán no despertar para ver un día más (¿lo has pensado?) y concluir el ciclo de su vida física sin percatarse del valor que tuvo su vida.

Por supuesto que en función de la forma en la que concebimos la existencia esto tendrá mayor o menor importancia en nuestra forma de pensar y enfrentar el existir y sus condiciones, pero al final, lo que resulta muy “normal y usual”, es que entre el 31 de diciembre y el 1o. de enero —y utilizando la analogía cibernética del mundo actual— escuchemos o nosotros mismos digamos que daremos “delete, reboot o reset” a cuanto hemos estado haciendo; aceptando de alguna forma, que no lo hemos hecho del todo bien, o que no nos hemos esforzado por la excelencia en todas las áreas de nuestra vida. Quizá no estemos conscientes de que hemos hecho nuestro mejor esfuerzo.

Nuestra metas de año nuevo

¿Podremos hacerlo este año?, ¿que será distinto en nuestra existencia?

Cuántas veces no hemos sido protagonistas y fieles testigos de escucharnos decir: bueno, de los cambios que me propuse para este año, el primero sí me resultó fácil, pero en el segundo y tercero… naaahhhh, no es tan fácil.

La realidad práctica de nuestra vida podría proponerse no forzarse y por el contrario, tan solo estar conscientes de que la “vida puede fluir de acuerdo a mis convicciones”, porque lo que en realidad sucede, es que no estamos conscientes de las necesidades de cambio que deseamos y somos capaces de hacer si nos lo proponemos.

En la mayoría de oportunidades en realidad —y este es el principal obstáculo a los cambios buscados— queremos cambiar para que los demás a nuestro alrededor piensen que somos disciplinados, pulcros, cuidadosos, tenaces, exigentes o, simplemente “mejores personas que los demás” (que lo que son los demás) y nos lanzamos así, a un esfuerzo que desde el inicio puede estar condenado a no realizarse.

¿Pero qué es esto?, ¿de qué hablamos entonces?

La anterior es la razón más fuerte por la que no cumplimos exactamente lo que nos proponemos. Nuestro ego, que rige la “imagen” que deseemos proyectar ante la sociedad para recibir su aprobación y aceptación, terminará finalmente diciéndonos al oído: tú haz lo que te plazca, demuéstrale al mundo que nadie ni nada te domina, produciendo en muchos casos, un efecto paradójico al que se busca.

¿Hay alguna solución?

En realidad se trata de una reflexión profunda y que requiere de la mayor convicción posible, la de hacer los cambios —muchas veces sin necesidad de aspaviento para llamar la atención y tener la consideración de otros o de sentirnos “apoyados por nuestros amigos y por quienes nos quieren”— que nos harán sentirnos cómodos y más felices de ser quienes somos, y por esta razón, las metas deben ser realistas: Si tengo 50 o 60 libras de sobrepeso y me propongo que para junio las Nuestra metas de año nuevohabré perdido, o al menos la mitad; pero no estoy dispuesto a dejar de consumir esas 6 o 12 cervezas durante la semana o a dejar de comer la comida chatarra que me apasiona… será difícil que lo logre. Especialmente si mi sobrepeso es el pretexto “como gordito simpaticón” es la razón para ser aceptado, llamado y buscado para las mejores oportunidades de compartir bebidas y comidas.

En cuanto a la entereza para cumplir los propósitos, muchos estudios han demostrado que aunque los varones son más exigentes y ambiciosos a la hora de fijarse metas, esta misma característica, podría ser la causa al imponerse con falta de realismo, las mismas, mientras que las mujeres tienden a mantener más en secreto sus resoluciones de Año Nuevo y eso, de acuerdo a expertos que han realizado las observaciones, las priva tanto del apoyo, como de la crítica que en su medio ambiente, las pueda hacer sentirse débiles para continuar.

Y para concluir, ¿podemos decir que todo cuanto percibimos, procesamos y hacemos, está determinado por nuestra personalidad, que contiene en su estructura y como patrón de actividad, los pensamientos básicos con los que aprendimos a vivir y que si lo que pretendemos es cambiar, debemos estar convencidos de que los únicos beneficiados, debemos ser nosotros y nuestra calidad de vida?

Nuestra metas de año nuevo¿Ya pensó sus propósitos para el 2017? ¿Está seguro de que son los que desea para su salud, armonía y prosperidad?

Cómo evitar la frustración. Tener claro qué es lo que nos proponemos y por qué razón. Recordar que no es lo mismo anhelar, que desear y realmente querer. Un anhelo expresa la realización de situaciones placenteras y del orden de un ideal que generará bienestar de cualquier tipo (ya no tener que pagar alquiler, por ejemplo).

Las expresiones del deseo —que pueden incluir sin que nos demos cuenta, algunas fantasías (“este año voy a correr 10 maratones”) (aunque sin duda habrá alguien que lo logre) se distancian de las metas— que serán comprobables: e.g. he estado corriendo un kilómetro más por semana y cansándome menos— que queremos alcanzar, y que resulta así, más importante que proponernos objetivos gigantescos, cumplir con pasos sostenidos, aunque estos sean pequeños.

¿Cómo lograr lo que nos hemos propuesto?

Establecer prioridades en nuestros deseos y acciones o metas por realizar. No repetir el mismo propósito todos los años: pues esto demuestra y afirma el fracaso. En cuanto a las metas, concentrarse y consolidar —felicitándose a sí mismo y sintiéndose feliz— el bienestar por lo que ya se ha logrado, más que por lo que falta. Muy sano, feliz, armónico y próspero año 2017 ¡Que sea el inicio de la mejor vida que han deseado siempre!

.
.

Leave a Reply