Home > Columnas > Trilogía del estado de derecho

Trilogía del estado de derecho

opinion
Por: Erwin Lobos Ríos

El Estado está para proteger a la persona y no para protegerse así mismo, aun cuando se debe “proteger” legalmente, pero no con daños al hombre. El poder esta institucionalizado y por ello hay “poderes legales”, “deberes que cumplir” y “responsabilidades”, una trilogía aplicable a la Justicia. Los jueces y magistrados del Organismo Judicial están inmersos en esta trilogía, así como los magistrados en la Jurisdicción Constitucional.

Esta trilogía, que debe estar siempre presente en el Estado de Derecho, en la función pública de quienes detentan el poder debe ser apegada al derecho y por lo tanto ética, tal es el caso de los operadores de justicia cumplen funciones jurisdiccionales. Por esto, no puede el poder ejercerse en función de o por intereses de otros poderes, aun mas cuando nuestra república este concebida en la aspiración de separación de poderes que sean unos limitantes de otros para evitar el despotismo y la ausencia de Justicia. Su “institucionalidad” y legitimidad, radica en la norma primaria constitucional, no en el grado de poder que tenga o no, o acumula un Gobierno o en su caso, oponga a otros poderes. Está fundado en el Estado de Derecho y la Primacía Constitucional, y en el caso especial el poder o potestad de impartir Justicia, es para tutelar Derechos primarios.

“La justicia, debe reflejar siempre la constitución y persistir en la armonía constitucional.”

Es pues toral, rechazar el ejercicio exclusivo del poder, para proteger y tutelar a los gobiernos, sus clientes, sus intereses de partido u otros ajenos, para oponerse a otros poderes instituidos o facticos. ¿Por qué? Porque si no, no se cumple y se posterga la finalidad suprema de que el Estado y el poder, están para proteger y tutelar los “derechos y libertades del ser humano” y entre esos, el fin último de Derecho, la justicia, incluida la Constitucional. Si no se ejerce esencialmente para la tutela de esos derechos, libertades y justicia simplemente no hay Estado, sino una caricatura perversa del poder, con un ropaje de “democracia” y de “seudo libertad” y de “seudo justicia”. Debe prevalecer la institucionalidad Constitucional de la Justicia, de tutelar Derechos del hombre, Derechos Humanos. La Justicia, debe reflejar siempre la constitución y persistir en la armonía constitucional, conservando el lenguaje constitucional, su imperio y supremacía, el valor Justicia, y todo esto, en relación íntima con la sociedad y el ciudadano. Además, debe lograr el fin legítimo de tutelar los derechos y libertades del hombre, con fuerzas normativas, imponiendo la justicia a todos pronta y cumplida.

Leave a Reply

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com