Home > Editoriales > La democracia comunitaria

La democracia comunitaria

editorial

Mucho se ha dicho sobre el concepto de democracia comunitaria y algunos han ostentado cargos y representaciones como autoridades ancestrales, en muchos casos bien representados y en otros no, pues en un país en donde la realidad rebasa a la imaginación, es común encontrar falsos líderes como politicastros que dicen representar a una determinada población y a la hora de demostrar con hechos su verdadera base de apoyo comunitaria, esta es inexistente.

Viene al caso esto debido a que en los primeros días del año que está por iniciar, se llevarán a cabo las elecciones para la representación por dos años de los ya famosos COCODES, en los cuales se puede observar en muchos casos la verdad de una democracia participativa bien estructurada, y en otros la manipulación política de algunos pseudolíderes político-partidistas, quienes ya están más que quemados por sus viejas mañas y manipulación de las organizaciones de base para mantener los privilegios que han ostentado por su accionar en torno a los botines de las obras municipales, departamentales y las asignaciones presupuestarias a los consejos de desarrollo.

En este momento coyuntural, Siglo.21 hace un llamado a la población en general para que, con ojo crítico, observe, cada uno de los actos de sus posibles representantes para que de acuerdo con un verdadero trabajo honesto y sin más interés que el bien común, elijan a sus representantes, sin dejarse manipular por organizaciones partidistas o líderes negativos que únicamente buscan su propio beneficio. Es tiempo que desde las organizaciones de base se inicie un proceso de cambio en la elección de los representantes comunitarios, para dar un primer paso en la depuración de todas las organizaciones que pretenden representarnos, hasta llegar a la conformación de organizaciones políticas que nazcan de las propias bases de la población guatemalteca, para que verdaderamente nos representen en las diferentes instancias organizativas de los distintos poderes que conforman la República.

Si a partir de la propia organización comunitaria, se toma conciencia de la necesidad de luchar por un mejor país y tomamos en serio el hecho de que un mundo mejor es posible, lograremos estructuras comunales que realmente puedan influir en la elección de nuestros líderes políticos que nos representen en las diferentes instancias de gobierno. No esperemos que las soluciones a nuestra problemática socioeconómica vengan de afuera, seamos capaces de encontrar nuestro propio camino hacia una vida mejor, sin injerencias extranjeras que solamente buscan sus propias agendas dentro de la aldea global jugando a la geopolítica y geoeconomía de acuerdo con sus propios intereses. Basta de rencores y venganzas que únicamente nos confrontan y generan más odio entre hermanos de una misma nación, no es con divisionismos como lograremos un verdadero desarrollo, es luchando brazo con brazo que alcancemos la tan anhelada paz y conformar un país con valores que den como resultado una NACIÓN LIBRE JUSTA Y SOLIDARIA.

Leave a Reply

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com