Home > Columnas > Promover una cultura de transparencia

Promover una cultura de transparencia

opinion
Por: Fernando A. Marín

Para la democracia es fundamental la transparencia, siendo el acceso a la información pública una herramienta esencial que sirve al ciudadano para controlar el ejercicio del poder. A partir del año 2008 contamos con una Ley de Acceso a la Información Pública que entre sus principios está el de transparencia en el manejo y ejecución de los recursos públicos y actos de la administración pública.  Los sujetos obligados deben proporcionar información pública de oficio, esto quiere decir que debe estar a disposición del público sin necesidad de ser requerida y si es solicitada debe entregarse de forma inmediata, entre los cuales guarda vital relevancia los que tienen que ver con la forma en que se administra el erario.

En el reciente informe de cumplimiento de la ley de los ministerios, comisiones y otras entidades del Organismo Ejecutivo, el Procurador de los Derechos Humanos, a través de la Secretaría Ejecutiva de la Comisión de Acceso a la Información Pública, enfocó sus esfuerzos en la verificación del cumplimiento del artículo 10 numeral 4 y 11 numeral 2 de la ley, que obligan a estas dependencias a publicar de oficio la integralidad de los ingresos que perciben los funcionarios, empleados y asesores que laboran en estas. Para dar cumplimiento exacto a esta obligación las entidades deben abstenerse de hacer publicaciones aisladas con las que sea imposible determinar quién es la persona que está recibiendo los ingresos en concepto de salarios, honorarios, dietas, viáticos, etcétera.

“Un rumbo importante del presupuesto de cada dependencia del Estado está asignado al pago de recursos humano.”

Un rubro importante del presupuesto de cada dependencia del Estado está asignada al pago del recurso humano. El gasto de funcionamiento consume la mayor parte del presupuesto anual. Es por ello preocupante que se haya arribado a la conclusión que, en la mayoría de entidades supervisadas es deficiente la transparencia en el manejo de la información del recurso humano. No es posible conocer en la mayoría (…) el ingreso total de sus funcionarios, empleados y asesores en forma clara, desagregada y actualizada.

El 33% de las entidades supervisadas incumple con la publicación de oficio de la información relacionada con los ingresos de los funcionarios, empleados públicos y asesores. Y el 81% no da exacto cumplimiento con publicar la información de los renglones correspondientes con los que se pagan honorarios. El problema de la opacidad es que es indicativo de corrupción. Las denominadas plazas fantasmas se encuentran, normalmente, en los renglones 029 y Grupo 18 y por ello es que este informe guarda vital importancia. Es importante que se mantenga una cultura de transparencia respecto del acceso a la información pública, pues ello permite al ciudadano y el periodista ejercitar el control social. Que se siga promoviendo la cultura de transparencia como un elemento fundamental para llegar a ser el país que anhelamos.

.
.

Leave a Reply