¡Me encontraron !

¡ Edmundo!…! Edmundo!… escuché con insistencia acompañado de un inusual repicar del timbre de mi casa. Entre somnoliento y dormido, me incorporé de mi cama… el corazón me latía a mil por minuto, podía escuchar mi respiración. Hacía mucho tiempo que nadie tocaba a la puerta de mi casa, haciendo que mi nombre retumbara en toda la cuadra. Don Edmundo, lo buscan, me dijo … Sigue leyendo ¡Me encontraron !