Home > Columnas > Belice: asignatura pendiente

Belice: asignatura pendiente

gabriel-orellana

Ilustración GuilleEl artículo 1 de las Disposiciones transitorias de la Constitución decretada en 11 de marzo de 1945 decía: “Guatemala declara que Belice es parte de su territorio, y considera de interés nacional las gestiones encaminadas a lograr su efectiva reincorporación a la República.” Su contenido (que no su texto final) fue propuesto por vez primera al discutirse nada menos que el artículo 1º del Proyecto de Constitución durante la 4ª. Sesión de los Quince, celebrada el 22 de enero de 1945; hecho este que, sin lugar a dudas, da cuenta de la importancia que se le atribuía. Como su ponente figuró el Representante Clemente Marroquín Rojas, quien manifestó que su propósito era “hacer obligatorio para cualquier gobernante que suceda, la gestión de la incorporación de Belice; si no se deja como un precepto constitucional, los gobernantes tomarán el camino de no seguir adelante las gestiones y eso sería gravoso, pues es una cuestión que va bien orientada.”

Y continuó explicando: “Con respecto a los límites quiero hacer observar a los señores Representantes que por el lado de México, esos límites están perfectamente establecidos por comisiones de ambos países [….] con planos exactísimos y constan en el tratado de 1882. Es decir, con México no hay ninguna dificultad limítrofe. Con Honduras ya no tenemos y con El Salvador se está amojonando esa línea divisoria. De suerte que no hay ninguna dificultad limítrofe en el país. […] Y por lo que se refiere a Belice, ese es un territorio que desde el año de 1899 estaría incorporado a Guatemala, pero la negligencia de los gobernantes guatemaltecos y de los guatemaltecos en general, lo ha hecho imposible.

“De suerte que no hay ninguna dificultad limítrofe en el país.”

Recuerdo que en Nicaragua había un protectorado más importante para Inglaterra, que era la Mosquitia y el presidente Zelaya tenía uno de esos jefes políticos, más o menos atrevidos y audaces que se llamaba Rigoberto Cabezas […]. Un día de tantos se dio la orden, que parecía una barbaridad, de ocupar dicho territorio. Parecía que Nicaragua se iba a hundir. Simultáneamente Zelaya telegrafió a Estrada Cabrera diciéndole que hiciera lo mismo con Belice y el señor Estrada Cabrera le contestó que era “echarse la soga al cuello” en el momento. La situación delicada internacional será siempre la misma, ahora y después de terminada la guerra, para estos pueblos nuestros; falta un poco de energía, de audacia, tal vez de sensatez para dar un paso de esta naturaleza. Como todos ustedes saben, los ingleses son muy respetuosos de los hechos realizados, de los hechos consumados y no creo que vayamos muy lejos con decir que Guatemala reconoce como propio ese territorio de Belice y que se obliga a los gobernantes a proseguir los trabajos para lograr la reincorporación política de ese territorio.”

Y en otra parte de la discusión formuló una aclaración diciendo que: “en lo que se refiere a la calidad del territorio de Belice, del cual el Representante De León Cardona dice que no sirve para nada, porque no conoce esas tierras. Belice no se ha poblado jamás porque hay una restricción del […] gobierno Británico (Sic). En cuanto a su riqueza, es grande en maderas, en pastos, en chicle y en muchas otras cosas […].”

 

 

Leave a Reply

3 × dos =

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com