Home > Actualidad > Se contabilizan 60 mil afectados por problemas de transporte público

Se contabilizan 60 mil afectados por problemas de transporte público

Por: Juan Roberto Garrido

El municipio de Chinautla es el ejemplo más reciente, a partir de la semana pasada se suspendió el servicio  de transporte público hacia ese municipio, afectando a los usuarios que residen en la zona 6 de esta ciudad  y sectores aledaños.  El resultado son 60 mil ciudadanos afectados que incluso se movilizaban en ese transporte hacia la Universidad de San Carlos, Hospital Roosevelt, Hospital San Juan de Dios y a La Terminal en zona 4.20161128-transporte-publico-1

.

Con la falta del transporte urbano, empiezan a circular vehículos privados que cumplen con la función de transportar a los usuarios, pero a costos más caros y sin ningún tipo de seguridad. En el transporte urbano se debería pagar Q1.00 de lunes a viernes y Q2.00 durante el fin de semana; en el transporte informal se pagan Q5.00, Q10.00 y Q15.00 dependiendo de la hora y de la demanda.

Zonas de mayor concentración

Es necesario tomar en cuenta que de acuerdo con datos del INE (Instituto Nacional de Estadísticas) y de la Municipalidad de Guatemala, las zonas de mayor concentración de habitantes son la 18, 7 y 21. Las de mayor crecimiento poblacional son la 24 y la 25 y la de mayor aumento de densidad, debido al número de proyectos residenciales, son las zonas 16, 17 y 18.

20161128-transporte-publico-3

A este escenario debemos sumar que en el departamento de Guatemala, las concentraciones de población se localizan en Mixco, Villa Nueva y San Miguel Petapa, que compiten con la concentración de población de la ciudad capital.   Esto significa que los guatemaltecos que viajan desde estos municipios hacia la ciudad, también son usuarios del transporte público. Entonces, además de las extorsiones a los pilotos, sumamos la problemática de la seguridad de los usuarios, el guatemalteco que usa el transporte público desde las cinco de la mañana hasta las ocho de la noche, porque en la mayoría de rutas viajar fuera de ese horario es motivo para que los asalten y pongan en peligro la vida de los usuarios.

Modos de extorsionar

Analizar la problemática del transporte urbano es complejo y a veces desaniman los resultados para los guatemaltecos, que en su mayoría utilizamos el transporte público-urbano para movilizarnos diariamente porque a pesar de que el vehículo es una necesidad, sigue 20161128-transporte-publico-2siendo costoso adquirirlo y más costoso mantenerlo. Entonces nos vamos a la evaluación de la problemática, por un lado las extorsiones a los transportistas:   llega un pandillero, regularmente menor de edad, deja un teléfono con el ayudante o el piloto y a los minutos reciben una llamada exigiendo un impuesto semanal a cambio de dejarles trabajar y no atentar contra su vida.

El dueño del bus no paga la extorsión, lo hace el conductor, si quiere trabajar.  El chofer de la camioneta debe completar los costos del día, incluyendo la extorsión; de esa cuenta rutas como la 63,  65 o 66, que se movilizan de La Terminal zona 4 a la zona 5 y zona 16 de la Ciudad Capital,  cobran a partir de las seis de la tarde 3 quetzales, otras rutas como las que van a La Florida zona 19 cobran 5 quetzales.  El problema sube de nivel cuando es imposible el pago que exigen los pandilleros, poco a poco los transportistas dejan de prestar su servicio  y se van retirando de las zonas rojas donde la inseguridad deja a diario  personas heridas y fallecidas.

El subsidio

Por otro lado el Gobierno de Guatemala otorga un subsidio a través del Ministerio de Comunicaciones, que le entrega anualmente a la Asociación de Empresarios de Autobuses Urbanos -AEAU-, Q86,304 por bus en calidad de subsidio anual, es decir, Q7,192 al mes. Actualmente, se reportan más o menos  2,926 unidades circulando por todo el Área Metropolitana, servicio proporcionado por empresas privadas a pesar de ser financiado por el Estado, y que con el pasar de los años han demostrado su incapacidad al momento de otorgar un servicio de calidad a los usuarios, a pesar del respaldo económico estatal que ha ido en constante aumento año con año.

20161128-transporte-publico-5La ecuación de la problemática empieza a cuadrar, pilotos extorsionados, usuarios con pésimo servicio o sin él y un subsidio que funciona sin transparencia, porque una cantidad de buses reportan los empresarios para el subsidio y otra es la cantidad de buses que circulan.

La delincuencia

Al final, la delincuencia cuadra las cuentas, le cobra al chofer, al transportista y al usuario, por supuesto cada quien paga de diferente forma, pero paga. Si las agencias de inteligencia civil del Estado y el Ministerio de Gobernación conocen la información expuesta en este artículo, nos preguntamos ¿qué pasa con las estrategias de seguridad pública? Exponemos esta problemática, precisamente en esta última semana de noviembre, porque es necesario que empecemos diciembre con un buen plan de seguridad para las rutas del transporte urbano, este plan debe incluir paradas seguras, rutas controladas las 24 horas, acompañamiento aleatorio de policías en los buses, trabajo de inteligencia para neutralizar la amenaza y para sacar de circulación a los delincuentes que ya están planificando su bono navideño.

Diciembre es el mes de mayor uso del transporte urbano, los transportistas deben chequear bien sus unidades, que los pilotos no manejen bajo efectos de licor, a excesiva velocidad, que la cantidad de unidades por la que se paga el subsidio sea las que salgan a circular y que las fuerzas de seguridad implementen planes efectivos para garantizarnos la seguridad. Parece que fuera la carta a Santa Claus pero mínimo es lo que necesitamos los guatemaltecos para llegar al 24 de diciembre y comernos nuestro anhelado tamal en paz y sin lamentar la ausencia de un ser querido por la inseguridad, por robo o muerte dentro del transporte urbano.

.
.

Leave a Reply