Home > Columnas > El negocio entre los cuates
virgilio-alvarez

La cohetería que los cobradores de cheques voluminosos por no hacer nada desataron en el Congreso es apenas el anuncio de las fiestas que dentro de poco se celebrarán dentro y fuera del hemiciclo. El proceso de selección y posterior elección de Óscar Chinchilla como presidente del Congreso rápidamente nos ha mostrado que la vieja política no solo sigue viva sino que goza de muy buena salud, tanto allí como en casa presidencial y en todos los ministerios.

A los electores de Chinchilla, como a los que lo impusieron desde la Presidencia poco les importa que el Estado se piñatice, por lo que los amigos de los amigos de la rosca presidencial podrán seguir nombrando a familiares y allegados, con salarios abultados y tareas simplificadas, porque al final de cuentas para ellos nada de eso es corrupción sino simple premio a los que gozan del beneplácito de la “juntita”, ese oscuro círculo militar que si por un lado arma denuncias caóticas contra el jefe de la Cicig, por el otro empantana el debate de las reformas constitucionales al sector justicia y todo lo que huela a modernizar el Estado.I: Guille

Las escasas explicaciones que de la renuncia de Oliverio García Rodas a la presidencia del Congreso se tienen nos dan la pauta de lo peligroso que es para el futuro del país que las dejemos pasar de largo. Con toda la claridad y contundencia, el oscuro diputado afirmó en la única entrevista que dio que se retiraba del proceso por cuestiones de seguridad, es decir, para salvaguar su integridad física y la de su familia.

La sola afirmación tendría que haber llevado a los cuerpos de seguridad del gobierno a considerar seriamente el asunto y descubrir a los chantajistas y extorsionadores, pero nada de ello se hizo, más bien, y en menos de lo que canta un gallo, el presidente Morales llamó a su excolega de colegio y al dueño del partido CREO y les propuso el negocio redondo: Presidencia del Congreso y aprobación exprés de la concesión onerosa de TCQ. Es evidente que la elecciòn de García Rodas no habría hecho tronar la cohetería que en el Congreso escuchamos, como tampoco las carcajadas de felicidad que en los canales de Ángel González y en Presidencia se hicieron escuchar cuando fue electo Chinchilla.

“Es evidente que la elección de García Rodas no habría hecho tronar la cohetería.”

Si Rabbé ciertamente estará haciendo sus valijas para volver, exponiendo en las pantallas su sonrisa cínica, todo hace suponer que de donde salieron y saldrán las recompensas para los más de 80 diputados que hicieron presidente por un año a Chinchilla es de sectores vinculados a la Terminal de contenedores Quetzal, ese negocio apestoso que hizo millonarios a Pérez y Baldetti y que por ahora los tiene tras las rejas. Jimmy Morales extrañamente insiste en que cuanto antes se apruebe el negocio tal y como le conviene a los accionistas extranjeros, dejando de considerar opciones mucho más beneficiosas para el país.

La propuesta de un asocio público privado que se propuso tímidamente en 2012 y que ahora cobra fuerza en los sectores honestos del Congreso no quiere ser considerada, lo que hace suponer que la nominación de Chinchilla tiene que ver no solo con la vuelta de la piñatización del Estado sino, lo más dramático, con la entrega a intereses oscuros de los bienes del Estado, que al final de cuentas son los bienes de todos. Curioso resulta que de la noche a la mañana más de un centenar de diputados decidan no solo apoyar a Chinchilla a la presidencia del Congreso sino, también, apresurar la decisión para que el Estado reciba la limosna de 30 millones de dólares por dejar a la empresa extranjera multiplicar por mil sus ganancias anuales.

Si Arzú hizo nuevos ricos con las concesiones de la energía Eléctrica y telefonía, Morales parece que quiere hacer entrar en esa categoría a varios de sus diputados. Quienes amenazaron a García Rodas tenían no solo el apoyo de los aparatos represivos que comienzan a enquistarse en el gobierno, muy a la usanza de Carlos Vielmann y Erwin Sperisen sino, por lo que parece, todo los recursos financieros para comprar voluntades. El presidente, sus ministros, diputados aliados y corporaciones empresariales internacionales comienzan a jugar con fuego, pues todos sabemos cómo es de fácil corromper a los funcionarios, pero nadie sabe hasta dónde la población puede soportarlo.

Leave a Reply

uno + 20 =

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com