Home > Columnas > Lo que comienza mal…
ricardo-mendez-ruiz

Qué diferente sería todo ahora, si Clinton hubiese ganado. El Parque de la Industria no se habría dado abasto el domingo para albergar a tanto semillero en su asamblea; llegar a los 500 afiliados no habría sido una tarea agónica, como lo fue, y quién sabe, de repente hasta se habría contado con la presencia del embajador Todd Robinson en el evento, ya como el virtual secretario para Asuntos Hemisféricos del Departamento de Estado, cargo con el que había sido ungido por “los mejores analistas de Guatemala”, esos que batían las palmas al mismo tiempo que vaticinaban para Hillary, una victoria arrolladora.  Pero no. Pasarán en un futuro si es que logran convertirse en partido político, a engrosar el grupo de organizaciones de extrema izquierda que no logra romper la barrera del 3 por ciento en cada evento electoral.

.

Y es que lo que comienza mal, termina mal. Los semilleros trataron primero de romper el orden institucional al exigir un gobierno de notables cuando se veía venir la caída de Otto Pérez, y no les resultó. Están entre quienes propician ahora reformas a la Constitución que pueden calificarse como el más duro y puro populismo, y no les puede resultar, porque los diputados tienen que saber que ya el embajador Robinson no tiene el peso que tenía hace un par de semanas; tienen que estar conscientes que las pretendidas reformas a la Constitución fueron paridas de manera antojadiza por la embajada y la CICIG, burlándose de las extensas discusiones de las mesas técnicas que fueron creadas para, supuestamente, consensuar las reformas constitucionales que, ni de lejos, se parecen a lo que se discutió a lo largo de meses.

“Las reformas a la Constitución señores diputados, deben postergarse. “

Las reformas a la Constitución parecen ser ahora una cortina de humo para cubrir temas de suma trascendencia, como el asesinato de Pavel Centeno y la supuesta estafa al Programa Nacional de Resarcimiento por parte de Mario Polanco, que se han invisibilizado por “los mejores analistas del país”, entre otro grupo importante de la prensa, evidenciando que en Guatemala, para ellos, existen asesinos buenos y asesinos malos, y también ladrones buenos, y ladrones malos.

Las reformas a la Constitución señores diputados, deben postergarse, tomando en consideración que a ese respecto se impone la necesidad de una amplia y respetada discusión, y que hay pretensiones que deben desecharse por populistas, y que los cambios que son necesarios se deben efectuar por la vía de las leyes ordinarias. Hay asuntos de mucha más importancia, de los que ustedes deben ocuparse a partir de hoy, para dar a los guatemaltecos, al fin, la paz que tanto necesitan para desarrollarse.

.
.

Leave a Reply