Home > Actualidad > La creciente importancia de la agroindustria, según la FAO

La creciente importancia de la agroindustria, según la FAO

La demanda de alimentos y productos agrícolas está sufriendo cambios sin precedentes. El aumento tanto del ingreso per cápita, como de la urbanización y del número de mujeres trabajadoras ha incrementado la demanda de materias primas de alto valor, de productos procesados y de alimentos preparados. Existe una clara tendencia hacia dietas que incluyen una mayor cantidad de alimentos de origen animal, como pescado, carne y productos lácteos, que aumenta a su vez la demanda de cereales (FAO). También se está dando un uso creciente de productos agrícolas, especialmente granos y cultivos oleaginosos, como materia prima para la producción de bioenergía. 20161121-agroindustria-3

.

El comercio internacional y las comunicaciones están acelerando los cambios en la demanda, lo que conlleva la convergencia de patrones dietéticos y un creciente interés en comidas étnicas de lugares geográficos específicos. La naturaleza y alcance de la estructura cambiante de la demanda agroalimentaria ofrecen oportunidades sin precedentes para la diversificación y adición de valor en el sector agrícola, especialmente en los países en desarrollo. Como reflejo del cambio de demanda por parte de los consumidores, la década de 1990 fue testigo de una diversificación de la producción en los países en desarrollo hacia frutas y hortalizas no tradicionales.

La participación de los países en desarrollo en el comercio internacional de frutas y hortalizas no tradicionales ha aumentado rápidamente en los últimos años. Según Rabobank, las ventas anuales de alimentos procesados a nivel mundial se estiman actualmente en más de 3 mil millones de dólares o, lo que es lo mismo, en aproximadamente tres cuartos de las ventas totales de alimentos a nivel internacional. Si bien la mayoría de estas ventas se produce en los países de ingresos altos, en los últimos 25 años, los países en desarrollo han generado un porcentaje de casi el doble de adición de valor en la producción global de las principales categorías de productos fabricados por las agroindustrias (FAO).

20161121-agroindustria-7Las perspectivas de un crecimiento constante de la demanda de alimentos y de productos agrícolas con valor añadido constituyen un incentivo para prestar mayor atención al desarrollo de las agroindustrias en un contexto de crecimiento económico, seguridad alimentaria y estrategias para acabar con la pobreza. Es conocido que las agroindustrias, entendidas aquí como un componente del sector manufacturero en el que la adición de valor a las materias primas agrícolas deriva de operaciones de procesamiento y manipulación, son motores eficientes de crecimiento y desarrollo.

Agroindustrias para el desarrollo

Con sus vínculos progresivos y regresivos, las agroindustrias tienen altos efectos multiplicadores en términos de creación de empleo y de adición de valor. Por ejemplo, una nueva planta de procesamiento de leche no solo crea empleos en sus propias instalaciones de transformación, sino también en las granjas lecheras, los centros de recogida de leche, los suministradores de insumos agrícolas y la distribución.

20161121-agroindustria-3El aumento de la demanda creada por una empresa agroindustrial estimula los negocios más allá de los vínculos con sus proveedores directos de insumos y sus compradores: una completa gama de servicios auxiliares y actividades de soporte en los sectores secundario y terciario de la economía también se verán impactados de manera positiva. Es más, dado que generalmente los productos agrícolas se caracterizan por ser perecederos y voluminosos, muchas plantas agroindustriales y pequeñas empresas de agro procesamiento tienden a ubicarse cerca de las fuentes principales de materias primas. De esta manera, ejercen un impacto socioeconómico inmediato en las áreas rurales.

El Informe sobre el desarrollo mundial 2015 (PNUD) llamó la atención sobre el hecho de que aproximadamente más de 800 millones de personas están consideradas como pobres y viven con ingresos de menos de 1$ al día. Un 75 % de los pobres del mundo vive en áreas rurales y la agricultura es su principal fuente de subsistencia. Luchar contra la pobreza requerirá llevar el desarrollo y el crecimiento económico a las áreas rurales. Las agroindustrias, son parte de la respuesta a este desafío. El crecimiento acelerado de las agroindustrias en los países en desarrollo también presenta riesgos en términos de equidad, sostenibilidad e inclusión. Cuando existe un poder de mercado desequilibrado en las agrocadenas, la adición y la captación de valor pueden estar concentradas en uno o pocos participantes de la cadena, perjudicando a los demás.

20161121-agroindustria-4Las agroindustrias solo serán sostenibles si son competitivas en términos de costes, precios, eficiencia operativa, oferta de productos y otros parámetros asociados, y solo si la remuneración que reciben los agricultores es lucrativa para estos.Establecer y mantener la competitividad constituye un desafío particular para las pequeñas y medianas empresas agroindustriales y para los pequeños agricultores. A pesar de que las agroindustrias tienen el potencial de proporcionar una salida fiable y estable para los productos agrícolas, la necesidad de garantizar la competitividad favorece a aquellos agricultores que son capaces de entregar productos en mayor cantidad y de mejor calidad.

Puesto que los agricultores más pequeños y con menos recursos quedan excluidos de las cadenas de abastecimiento, los beneficios socioeconómicos de las agroindustrias quedan potencialmente reducidos. Por ello, es necesario contar con políticas y estrategias que promuevan las agroindustrias y, al mismo tiempo, consideren los temas de competitividad, equidad e inclusión. El rápido aumento de los precios de los alimentos observado en los últimos años fue un crudo recordatorio de que la naturaleza cambiante de los sistemas agroalimentarios y la manera en que los responsables de las políticas responden a los cambios, pueden tener consecuencias humanitarias y políticas directas.

20161121-agroindustria-5Los ajustes en el sector agrícola y las agroindustrias en los años 1990 y comienzos del 2000 contribuyeron a reducir las reservas internacionales y la oferta de alimentos de primera necesidad. El sistema alimentario mundial no fue capaz de responder a un cúmulo de eventos adversos que impactaron sobre la oferta y la demanda a corto plazo. Como consecuencia del repunte de precios de los alimentos y la escasez.

Ante lo expuesto se hace necesario que nuestro gobierno asuma el papel que le corresponde en la definición de políticas y estrategias que conlleven a la implementación de trabajos tendientes a la captación de capital interno y externo que promueva y fortalezca la agroindustria en Guatemala. Y, para el caso de los sectores económicos que tienen los recursos para este tipo de actividades que se sienten a dialogar sobre el mejoramiento de los trabajos que llevan a cabo actualmente en torno al tema y conjuntamente con las autoridades definan un sistema que permita tener la certeza jurídica tendiente al fortalecimiento del trabajo realizado y por realizar.

.
.

Leave a Reply