Home > Editoriales > Le llegó la hora de definirse al Congreso

Le llegó la hora de definirse al Congreso

editorial

En los últimos años en Guatemala se ha vivido una debacle en el Legislativo como producto del quehacer político de sus integrantes, que dicho sea de paso, ha dejado mucho que desear al ver involucrados a tres de sus presidentes en hechos que atentan contra el bien común y la democracia, fallando con ello al mandato constitucional para el que fueron electos por el pueblo. Por si esto fuera poco, en la actualidad la mayoría de los mal llamados Padres de la Patria, tienen cola que les pesa demasiado al verse involucrados en diferentes delitos y faltas a la moral, Constitución y electores que supuestamente representan.

.

Viene al caso el tema, al tomar en cuenta que, si todo les sale bien, el día de hoy deberán elegir a la Junta Directiva que presidirá el Legislativo durante el próximo año, y retomar el tema de las Reformas Constitucionales propuestas en la iniciativa 5179, la que ha generado mucho debate y pocos resultados, al no tomar en cuenta el sentir del pueblo y los diferentes sectores que debería involucrar, escuchándolos y representándolos verdaderamente.

Llegó la hora que el Congreso demuestre que representa a un pueblo y que es este su único soberano, sin que se convierta en maquila de leyes a conveniencia e interés de ningún sector en específico o tráfico de influencias para beneficiar a nadie, o como ha sucedido en muchos casos a conveniencia de algunos de los legisladores y su parentela.

Es el momento para que el Congreso se reivindique y demuestre realmente a quién representa, considerando que el pueblo ya está harto de tanta mentira y mafias dentro del Legislativo, es momento de tomar el verdadero papel para el que fueron electos y realizar un trabajo que sea encaminado a la unificación y el desarrollo de todo un pueblo que integra a nuestra bella Guatemala, con sus diferentes sectores sociales, étnicos, gremiales, y que puedan dejar un mejor país a la niñez que en un futuro les condenará de no realizar el trabajo para el cual fueron elegidos.

No basta hacer creer a la población lo que les interesa, pues de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno. No basta hacer cosas que parecen buenas cuando en el fondo utilizan la estrategia de dar atol con el dedo a sus electores. No basta con generar discusiones que neutralizan o desvían la atención de las cosas de fondo, cuando el fin que persiguen es continuar haciendo cambios para que nada cambie.

Basta de prestarse a intereses foráneos y mantener en el pueblo un caldo de cultivo para sus malas intenciones. Es la hora de trabajar para la unificación y desarrollo sostenido, pensando en una nueva Guatemala, que se involucre en el mundo moderno bajo la premisa de que la Patria es primero que los intereses personales. Si el Congreso se reivindica, la Patria se los reconocerá o pasarán a la historia como los peleles y traidores del pueblo que hasta ahora han demostrado ser.

.
.

Leave a Reply