El Siglo

El monstruo de tres cabezas

El 25 de octubre se elegirá la nueva Junta Directiva del Congreso de la República, evidenciándose la capacidad de los poderes espurios para recomponerse, retomar el control del Parlamento y afianzar el proceso de cooptación del Estado. En la mitología griega, la Hidra era una serpiente policéfala, capaz de regenerar dos cabezas por cada una que le cortaran.

En la realidad guatemalteca, los poderes ilegales son un monstruo de tres cabezas, que se está regenerando, como lo demuestra la elección de la nueva presidenta de la Corte Suprema de Justicia y la que se avecina en el Congreso, dirigidas a afianzar el histórico régimen de impunidad. Las tres cabezas de ese monstruo son la corrupción, el poder ilegítimo y la impunidad.

La persecución penal emprendida por el Ministerio Público y la CICIG, con el apoyo del alzamiento ciudadano en 2015, evidenció cómo las grandes mafias cooptaron al Estado, mediante una corrupción sin límite, que les otorgó cuotas enormes de poder ilegítimo, todo gracias a un régimen de impunidad, construido durante décadas, con el apoyo de los militares y los grandes empresarios. Ese poder ilegítimo infectó a la institucionalidad, y a los órdenes político, económico, ideológico y social.

No está siendo fácil combatir a estructuras criminales que tienen dinero, efectivos armados, aparatos de inteligencia, fiscales y jueces corruptos, diputados venales, ministros deshonestos, han establecido acuerdos con bancos e iglesias para el lavado de dinero, y han fraguado alianzas con medios de comunicación para desorientar a la opinión ciudadana. Hasta mediados de año, el monstruo del poder ilegítimo se mantuvo agazapado, lamiéndose las heridas, pero se ha ido recomponiendo y ahora ha tomado la iniciativa.

En la Corte Suprema de Justicia, la estructura que lidera la magistrada Blanca Stalling logró que su candidata fuera electa presidenta. Según Plaza Pública y Contrapoder, Stalling Dávila está ligada a las redes ilegales de Juan de Dios Rodríguez y de Gustavo Herrera. Dos magistrados de la actual CSJ me confirmaron que Patricia Valdez, recién electa presidenta, accionó para que el exmagistrado Douglas Charchal -ahora preso- pudiera retornar a su cargo en la Corte, para frenar el antejuicio en contra del diputado Justino Ovalle (caso CREOMPAZ), quien junto a Armando Melgar Padilla dirigen el esfuerzo del FCN para tomar el control del Congreso.

Ambos diputados y exmilitares están sindicados de crímenes  de lesa humanidad. Este grupo de ex militares coordina una vasta red de inteligencia, empresas de seguridad y estructuras políticas, ahora en alianza con el PP, Lider y todos los que se sienten perseguidos por la justicia, incluidos los empresarios evasores de impuestos y violadores de las leyes laborales, quienes públicamente han demandado que ya no se les persiga. La nueva junta Directiva del Congreso estará encabezada por Oliverio García Rodas, sindicado por el presidente de elPeriódico de ser un abogado de la mafia y cómplice de crímenes de lesa humanidad durante la guerra.

Su misión será impedir la reforma constitucional, frenar los juicios a militares, atrancar a la SAT, debilitar al MP y sacar a la CICIG del país, para que aflore el reino de la impunidad para políticos, militares y empresarios. Heracles descubrió que para vencer a la Hidra, había que quemarle el cuello cada vez que le amputaba una cabeza, para que no se regenerara. Así pues, los ciudadanos debemos apoyar a la Justicia para reducir a las cenizas a este poder criminal.

.
.