Home > Columnas > Shadow Government

El concepto puede parecer extraído de la ciencia ficción o del universo de las teorías conspirativas.  En efecto, la mayoría de conspiracionistas utilizan este término para referirse a estructuras paralelas de gobierno.  Ahora, este término no se refiere a simples agrupaciones que tienen influencia sobre los actores formales de gobierno, a decir,  lo que en Centroamérica conocemos como ´Estado Paralelo´.

.

Este concepto refiere a un pequeño grupo de personas que secuestran los procesos estatales pero el concepto de gobierno sombra se refiere a estructuras completas y no solamente a pequeñas juntas de personas con influencia dentro del Estado.

El gobierno sombra es, literalmente, un mecanismo formal que tiene mayor jerarquía en la práctica aunque no lo tenga en el organigrama de gobierno.   Uno de los casos de estudio más interesantes de este concepto refiere al caso de gabinetes sombra en los gobiernos de Inglaterra y Australia.  Los autores del estudio identifican el ejercicio del gabinete paralelo funcionando incluso dentro de los pasillos de los mismos parlamentos.

A diferencia del Estado Paralelo que recae en la ilegalidad,  el gobierno sombra opera en uso de los mecanismos legales establecidos.  Puede consultar aquí el ensayo: https://goo.gl/gU2lWZ

Ahora, ¿Qué pasa cuando un gobierno ha desarrollado estructuras formales de gobierno -agencias estatales-  que realizan tareas sensitivas y acumulan tanto poder por encima incluso del Ejecutivo?  ¿Conspiración?  Bueno, veamos los aspectos verificables de esto.  A veces pasan por declaraciones de poca importancia.  En el reciente debate presidencial estadounidense,

Hillary Clinton hizo referencia a la existencia de 17 agencias de inteligencia que operan en Estados Unidos.  Nada de nuevo con el dato, excepto que ahora es una exsecretaria de Estado quien lo refiere y no un activista chairo criticando el imperialismo yankee.

Y en efecto, dentro de esas 17 agencias estatales federales que realizan trabajos de inteligencia, destacan 3: La Agencia Central de Inteligencia (CIA), National Safety Agency (Agencia Nacional de Seguridad, el antiguo lugar de trabajo de Snowden) y NationalReconnossaince Office (Oficina Nacional de Reconocimiento, cuyo eslogan es: Weownthenight).

Esta última agencia se dedica al lanzamiento de satélites que operan a bajo nivel y provee de inteligencia a las tropas estadounidenses. Lo interesante, es que operó por casi 30 años antes que el público estadounidense tuviera conocimiento de ella. La brutal estructura de agencias de inteligencia de este país es claramente un rezago de la Guerra Fría.

Y su poder es tanto, que incluso, son ellas las que deciden que información es presentada a los actores políticos.  Michael VincentHayden, exdirector de la Agencia Central de Inteligencia hasta hace pocos meses,  refería en una entrevista pública que el nuevo presidente electo debe reunirse con todas las agencias de inteligencia y recibir la información sensitiva.  Eso quiere decir que, una cosa es la visión del mundo que el candidato pueda tener y otra, la que termina construyendo una vez entra en contacto con las agencias gubernamentales de inteligencia. Eso incluso, puede hacer que modifique su agenda de campaña.

El caso de la base militar en Guantánamo lo dice todo. Fue la gran promesa de campaña, pero Obama, o no quiso o no pudo cerrarla. Alguien tuvo más poder que el mismo presidente. Aterra aún pensar, según la evidencia,  que a pesar de ser el presidente, no toda la solicitud presidencial de desclasificación de información es atendida con prontitud. Así que, no importa quién gane esta contienda presidencial: la agenda está trazada.

.
.

Leave a Reply